Llámame mañana


Con eso de que haya trenes cada cinco minutos me confío y no me muevo.
Pasas y no me subo, vuelves a pasar y hago igual… y otra vez.
Así todo el día.

Luego llega la noche, hace frío, llueve y pienso: joder, ahora me vendría bien un abrazo. Cuando por fin me decido ya no hay más trenes hasta mañana, y vuelvo a casa andando porque igualmente en el bus nocturno nunca vas. Para qué, si te has pasado el día arriba y abajo en el tren.
Camino, me mojo, pienso en ti y me digo: va, mañana sí.

Mañana vuelvo a dejarlo, que pasas cada cinco minutos. No hay prisa.
Y vuelvo a querer subirme a ti cuando solo queda bus nocturno o baño.

Llego a casa empapado, pero es tu culpa, por pasar cada cinco minutos.
Ojalá solo pasaras una vez en la vida.

 

Miguel Campello – Llámame mañana

Y antes de besarme dime cómo te llamas, por si acaso mañana no nos volvemos a ver.

You’re the reason I come home


Y si no tienes nada que hacer quizá podrías cogerme de la mano y dejar que te arrastrara a todo esto: a este montón de letras que es mi vida; a historias y cuentos y relatos que no hablan sino de ti. Si no tiene otros planes, vamos; que yo sé coger de la mano desde lejos, que te puedo agarrar tan fuerte que puedas sentir mis latidos en tus dedos sin frenarte, que yo sé abrazar corazones a kilómetros de distancia.
De mi mano serás libre, siempre, pero lo serás sabiendo que hay una razón para volver a casa cuando te apetezca volver.

Y si no tienes nada que hacer aquí está mi mano.

Si no tienes otros planes vamos.

 

Ron Pope – You’re the reason I come home

You’re the reason that when everything I know falls apart, you’re the reason I come home.

Something just like this


Pongamos que ahora yo te digo que te puedo dar un súperpoder, el que quieras, y que tú te crees que es verdad. Pongamos que estamos en ese punto en el que lo que digas a continuación se va a convertir en realidad. ¿Qué responderías? ¿Qué súperpoder te gustaría tener?

Quizá me paso de listo, pero ¿volar? ¿Leer la mente? ¿Telekinesis? ¿Control del fuego? ¿Del hielo? ¿Del agua? ¿De la mente? ¿Convertir en oro las cosas con un simple toque? ¿El agua en vino? ¿Invisibilidad? ¿Fuerza desmedida? ¿Regeneración? ¿Inmortalidad?

Puede que no haya acertado, pero en la mayoría de los casos los tiros van por ahí, y es una pena. ¿Cuándo ha elegido alguien, por ejemplo, ser capaz de alegrarle el día a cualquiera con una sonrisa? ¿Poder juntar en un mismo abrazo a personas diametralmente opuestas? ¿Entender siempre la opinión del otro y no querer cambiarla? ¿Saber verle el lado bueno a cualquier situación? ¿No gritarle nunca a nadie?

Los poderes de la segunda lista son también inalcanzables, pero están más cerca, y nunca los tenemos en cuenta.

Todos podemos ser superhéroes, superhéroes de verdad. La verdadera pregunta es: ¿queremos serlo?

(Si tu respuesta a la primera pregunta antes de ver las opciones iba en la línea del segundo bloque dime cuándo te va bien que nos casemos) 

 

The Chainsmokers & Coldplay – Something just like this

I’m not looking for somebody with some superhuman gifts.