Sé tú


Click here for the English version

Hoy me apetecía compartir un mensaje, pero al terminar de escribirlo me han entrado dudas. Era el tipo de mensaje que leería en el muro o el perfil o lo que sea de otra persona y pensaría otra vez no, por favor. Pero aun así pensaba que publicarlo era lo correcto, y así lo he hecho.

Creo que mi aversión a los mensajes motivacionales se debe a que los encuentro tontos, vacíos, redundantes. ¡Todos lo sabemos! Pero si esta cuarentena me ha enseñado algo es que no hay nada que todos sepamos. Pueda que suene tonto, o repetitivo… para mí. Puede que yo sienta que es obvio, que todo el mundo lo sabe, pero he leído muchas cosas últimamente que también eran obvias y no se me habían ocurrido.
Y me han ayudado.

Compartir un mensaje tiene sentido si existe la posibilidad de que pueda ayudar aunque sea a un 1% de la gente que lo lea, porque si algo está claro ahora es que estamos en esto juntos.

Aquí está el mensaje.

Redes sociales, videollamadas, (malas) noticias, cosas que tienes que hacer, sentir… ¡basta!
No pasa nada por darle la espalda a todo eso de vez en cuando.
Respira… y haz lo que de verdad te apetezca hacer. Siente lo que sea que estés sintiendo.
A todos nos está costando esto. Todos lo estamos haciendo lo mejor que podemos. Y eso es suficiente.

Tú eres tú: no lo olvides.
Sé tú.

Listen to the rain


Supongo que cuando te acostumbras a algo es normal echarlo de menos cuando no está, aunque sea malo, como una especie de síndrome de Estocolmo.
Supongo que pasa, que es normal, que no soy raro. 

Supongo que ya me había acostumbrado a inviernos tristes, al frío, a dejar que me calara y dejarme llevar. Supongo que había hecho de eso mi definición de lo que es un invierno.
Supongo que supuse que invierno era estar triste, y ya me iba bien.

Hace frío, aunque supongo que un poco menos de lo que quizá debería; y llueve, aunque no parece que suficiente; y es de noche. Parece que este invierno siempre es de noche, que a alguien se le ha olvidado encender la luz.
Aun así nada.

Estoy en penumbra en mitad de la calle, mal alumbrado por una farola que me guarda la distancia, escribiendo estas líneas con dedos que se escurren por la pantalla camuflados entre gotas de lluvia, y no siento nada.
Como si no fuera invierno.
Como si no fuera yo.

Evanescence – Listen to the rain

It’s just too hard to say goodbye

Save as draft


Tengo un cajón lleno de borradores, de hojas casi en blanco, de cosas que empiezo a escribir y me doy cuenta luego de que mejor no. Está ese cajón lleno de cartas que tienen título y poco más (Quizá otro día, Tampoco es tan buena idea, Si eso más tarde…); cartas que empecé a escribir un día como hoy pensando que tal vez sí, ignorando que me equivocaba de nuevo.
Tengo un cajón que casi no cierra.

Hoy, mientras escribía esto, lo he visto.

Tengo un cajón lleno de presión, de miedos.
Tengo un cajón que no cierra del todo porque un cajón cerrado no puede hablar, y este susurra cosas. Tengo un cajón que me dice que no voy a poder hacerlo, que soy incapaz, que para qué. Tengo un cajón que siempre tiene hambre, que quiere más, que me grita que esto no es más que otro borrador.

Lo siento. Esta noche no.

Katy Perry – Save as draft

I write it. Erase it. Repeat it.