Arde


Somos muy visuales. Demasiado.
Si no lo veo no es real, decía alguien que conocí.
Si a algo no podemos ponerle un like no existe (esto lo he dicho yo).
Pero no a todo se le puede poner un me gusta. Todavía no.
No todo se ve.

Si yo enciendo una vela y salgo de la habitación, ¿se apaga? No lo sé, porque me he ido, pero lo normal es que no. No la veo, pero la llama sigue ahí. Un poco como nosotros. Como nosotros.
Mucho.

Si enciendo una vela no debería salir de la habitación: jamás dejes una vela desatendida.
Y ¿qué hice yo contigo sabiendo que eras fuego?
Desatenderte.

Ardíamos y ardimos, y supongo que todavía ardemos, y qué peligro tanto fuego.

Sigo soñando, ¿sabes? Aunque no te diga nada. Aunque no escriba.
Sigo soñando contigo.

 

Aitana – Arde

Y no, no queréis. No lo veis.

Anuncios

Push it


Si fuera supersticioso tendría claro que no debo escribir esto, pero no he llegado aquí creyendo en tonterías. ¿Dónde es aquí?, te preguntarás. Aquí es ahora.

No me gusta todo eso de los propósitos de año nuevo, pero cuando uno juega a un juego tiene que aceptar todas sus reglas, y en el rollo este de vivir en sociedad es lo que se lleva. Entro al trapo, pero a mi manera, y me pongo solo uno. Creo que lo hago cada año, por aquello de participar y sentirme uno más, pero si me preguntas cuál fue el del año pasado no sabría contestarte. Lo olvido también, como el resto.

Este año mi propósito es devolver.

Hablo siempre de que la vida son ciclos, arriba y abajo como una montaña rusa, pero es que hago balance del año pasado y joder, subo y subo y nada, que no cambia la pendiente. No puedo estar más agradecido, pero es que al final estar agradecido no deja de ser algo que uno hace solo, y si hay gente empujando mi vagón ¿cómo voy a conformarme con eso?

No creo en devolver favores, en estar en deuda, en el intercambio. Uno es bueno o no lo es, y no le veo sentido a querer no serlo.
Este año mi propósito es devolver todos esos empujones, en general, al mundo.

 

Garbage – Push it

I want to see you happy. I want to see you shine.

Me fui


Nunca tengo miedo de irme, pero cada vez que lo hago me aterra la idea de no poder volver. Aprendí a tirar migajas para marcar el camino, pero los niños gorditos las tiramos con una mano y las cogemos con la otra. Aprendí también que con la comida no se juega.

Si uno quiere volver tiene que irse, y ¿no nos vamos a veces solo por eso? Nos da igual adónde o cómo: nos vamos para volver, que una estancia permanente no tiene impacto y aquí todos somos muy de querer dejar huella.

Me fui o me he ido, no lo tengo claro, y ojalá, porque si supiera en qué tiempo escribirlo sabría dónde estoy. ¿Sigo por ahí? ¿He vuelto ya?

 

Bebe – Me fui

Me fui pa’ volver de nuevo.