Kryptonite


La cara existe porque existe una cruz, del mismo modo que podemos hablar del día porque cuando este termina llega la noche; y hay norte porque hay sur, sol porque hay sombra, dulce porque hay salado… Sucede así con infinidad de parejas, que aunque son contrarias se dan sentido, que una sin su opuesta no sería nada.

Algo parecido ocurre con las debilidades, que a veces aquello ante lo que más flaqueamos define nuestra mayor fortaleza, que no podemos ser el uno sin un cero, que a veces para ser valientes necesitamos tener miedo.

Si debilitarme ante la kriptonita me convierte en Superman, es por culpa de tus ojos que soy el superhéroe más poderoso de la galaxia.

 

3 Doors Down – Kryptonite

I’ll keep you by my side with my superhuman might.

Anuncios

Chase this light


Si adoro la Navidad es por las luces, que me encanta a mí lo que brilla, que se ilumina un punto en una habitación y allá que va mi atención.
Quizá en otra vida fui mosquito o algún insecto de esos que van siempre hacia la luz, que me vuelve loco una bombilla, que en un atasco me acelero con tanta luz de freno, que si algún día acabo en el último pasillo y veo la luz al final del túnel ya podéis darme por muerto.

Luces. Siempre he dicho que soy un tipo sencillo. No me hace falta más para ser feliz.
Pero si vivir a tu lado es a oscuras yo no vuelvo a abrir los ojos.

 

Jimmy Eat World – Chase this light

Because right now I don’t dare to breathe.

Get hurt


Como tantos otros, miraba al cielo y se preguntaba si habría alguien en el mundo tan perdido como él. Como tantos otros quería pensar que no, sentirse único en la desdicha de una vida común a infinidad de seres únicos como él. Se preguntaba si algún día volvería a encontrar el rumbo… o un rumbo, no hacía falta que fuera el bueno aunque existiera. Llevaba mucho tiempo a la deriva y nada. Aquello tenía que acabar algún día, ¿verdad?, pero no acababa, hoy tampoco al menos, y como tantos otros, miraba al cielo y se sentía perdido.

Quizá para encontrarse lo primero que tenía que hacer era soltar el timón, dejarse arrastrar, perderse por completo y empezar desde cero, desde dondequiera que fuera a dar. Un gesto sencillo, un único paso: simplemente tenía que dejar de hacer fuerza con las manos, pero qué difícil resulta a veces dejar de luchar, ¿verdad?

Como tantos otros…

 

The Gaslight Anthem – Get hurt

And the things once in order now seem so strange.