Hace tiempo


Hace un año estábamos ahí y hoy mira. No somos nadie, ¿verdad? Como el tiempo.
El tiempo tampoco es nadie, pero eso no le impide seguir adelante, impasible, sin mirar atrás.

Quizá deberíamos ser un poco más como el tiempo, aunque ¿no lo somos en parte? A veces estamos radiantes, otras nos nublamos… y ese a lo mejor es otro tiempo, pero ¿y si es el mismo?

¿Y si todo es lo mismo? Porque nada cambia, ni el tiempo, que las manecillas siguen dando vueltas pero cada domingo me siento a escribir la misma historia, y las agujas acaban en el mismo sitio pase el tiempo que pase.

Todo igual, menos tú.

 

Héroes del Silencio – Hace tiempo

Hace tiempo que ya no te veo; habremos cambiado, quizás a peor.

Finest hour


Uno piensa que hace falta tiempo para crear algo grande; dedicación, esfuerzo; pero a veces no es cierto: con la compañía adecuada no hacen falta más que un par de horas para construir recuerdos de esos que duran para siempre, momentos que se transforman en sonrisas de oreja a oreja ya de vuelta a la rutina.

Cuando disfrutas de cada minuto un minuto es suficiente.

 

Gavin DeGraw – Finest hour

Oh, it was crazy, and, oh, it was amazing.

Simplement


He visto un plátano y me he acordado de ti. Ahí me he dado cuenta de que algo iba mal… o bien. Demasiado bien quizá.

No eres el primer piso, y eso quizá no suma pero tampoco resta, que ya he vivido en muchas casas y he aprendido en qué hay que fijarse antes de entrar a vivir.
He dicho muchas, pero muchas muchas tampoco, o sea, depende de lo que uno entienda por vivir. Un número normal de casas, supongo; dentro de la media.
¿No os pasa que a veces os perdéis con tanta metáfora?

El plátano me ha recordado a ti porque tenía pintitas marrones, algo que siempre ha pasado. Plátanos de Canarias, calidad máxima, todo el mundo lo sabe.
Siempre han tenido esas pintitas, pero hoy son pecas: tus pecas; y me pregunto si volverán en algún momento a ser simples manchas o a partir de ahora serán siempre tú.

Mal… o bien, aunque no tengo prisa por saberlo.
De momento dos de dos, y es fácil.
Todo debería ser fácil.
Hasta buscar piso.


Esta entrada sigue sin hablar de pisos.

 

Blaumut – Simplement

Simplement avui et miro sense pressa.