Halfway there


Decíamos que el cielo era el límite y ni siquiera eso, que cuando quisimos darnos cuenta ya estábamos más arriba, y no teníamos vértigo, y no teníamos miedo.
El límite lo habíamos puesto nosotros queriendo viajar demasiado deprisa demasiado lejos, todo y ya. No habíamos sido capaces de ver que todo es poco a poco.

Dejamos el cielo atrás cuando empezamos a soñar pequeño para vivir grande, cuando caímos en que el viaje se hace solo después de la mitad. Era todo tan fácil como ir haciendo una vida de caminos cortos, estar siempre casi ahí, que no hay límite posible cuando todo está a dos pasos.

Y ni siquiera eso.

 

Rise Against – Halfway there

This is the point where we stand up.

Queen of boredness


Te acercas y alzo el vuelo, siempre, cada vez; hacia destinos distintos que ni siquiera planeo, aunque no quiera, aunque esté cansado. Me das alas.
Me das alas y vuelo, aquí, allí, a todas partes. No sé estar contigo y quedarme quieto: contigo viajo, con la mente, sin necesidad de llevarme el cuerpo. Nunca he necesitado menos equipaje que a tu lado. Me das alas.
Te veo y pienso ¡mírala!; y las despliego, me preparo, cojo carrerilla de cabeza y ¡allá voy!

Si te tengo cerca vuelo. Siempre. Cada vez.
Me aburres mucho.
Pero mucho.

 

Kinny ft. Diesler – Queen of boredness

Can you tell me something amusing?

Life’s lessons


Alguien me dijo una vez que la gente viene y va. Me dijo también que tras muchas idas y venidas había aprendido a que no le importara, no el ir y venir sino la gente en sí. Me contó cómo ya no se molestaba en conocer de dónde venía, qué le hacía sonreír, con qué soñaba.

Fue hace tiempo, un par de años quizá, y hoy he vuelto sin querer a esa conversación mientras conversaba con un desconocido al que probablemente no vuelva a ver jamás. He vuelto porque es verdad: no me importa; pero lo que no me importa es que la gente venga y vaya. ¿No es eso acaso lo que nos hace interesantes?

La gente viene y va, y es quizá precisamente por eso por lo que es tan importante el ahora. ¿Qué más da si no hay un después? Todos tenemos una historia, algo que enseñar, y no hace falta una vida: las mejores clases que he tenido han durado minutos.

 

Lynyrd Skynyrd – Life’s lessons

It’s time for you to open your eyes.