Second date


Quizá sea arriesgado, pero yo eso de ir a las citas a aparentar no lo veo: ¿por qué tengo que esforzarme en parecer normal si no es el caso? Si al final nadie lo es, y además, ¿hay algo más aburrido que una cita normal?
Seguro que la respuesta es sí, pero pocas cosas.

Podría ponerme mis mejores galas, dármelas de intelectual o de profundo, controlar mis comentarios fuera de tono e incluso afeitarme, pero ¿para qué? Decía mi madre que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, y a mí últimamente me duele un poco la pierna. Y la barba me crece demasiado rápido.

Quizá sea arriesgado, pero estoy casi seguro de que tengo el récord de primeras citas sin Continuará. Voy a lo loco, sin filtro, yo al cien por cien. Es más, creo que a veces fuerzo un poco y llego al ciento veinte; porque me encanta vivir al límite y esto es como lo de los espermatozoides, que muchos lo intentan y solo uno lo consigue.

Pensamos siempre en cómo hacer las cosas fáciles, pero a veces hay que saber poner barreras.

Aprendí mucho del óvulo que fui cuando era joven.

 

Vivian Girls – Second date

We’ll be together til the end.

It’s over now


Tengo un problema con las cosas que se acaban, supongo que porque soy de coger cariño pronto, porque si algo es bueno a mí me llega muy dentro, y sacar algo que está muy dentro duele.

Esta mañana se me ha acabado el desodorante en el vestuario del gimnasio y me he puesto a llorar.
Me he sentado en el banco abatido, con la mirada perdida, en calzoncillos y chanclas y sin ganas de seguir adelante; o quizá sí tenía ganas, pero cómo.

Tengo un problema con las cosas que se acaban.

No tengo muy claro cómo he llegado a casa, pues cuando uno pierde el rumbo en la vida todo se vuelve un borrón, pero he llegado. He llegado y no sé si quizá habría sido mejor haber ido a otra parte: justo cuando entraba por la puerta acababa el ciclo de la lavadora.
Ahí ya ni banco ni nada: me he tirado al suelo derrotado, preso de la angustia y la desolación. Y un poco del pánico.
¿Por qué?, le he preguntado al techo en un gesto dramático.

La lavadora se acaba y lo hace a lo grande: el centrifugado es como un castillo de fuegos artificiales que te deja embobado, y después de la última vuelta te quedas esperando con la mirada de ilusión de un niño por si estalla alguna luz más, pero no: se ha acabado.
Como el papel higiénico.
Como los cereales.
Como mi vida.

Tengo un problema con las cosas que se acaban.

 

Neve – It’s over now

It’s right here in our hands.

Tension & Thrill


Ya has pasado por esto. En serio, ya lo has hecho.
¿Por qué te empeñas en convencerte de que es la primera vez?

Crecer tiene estas cosas, que te quedan infinitas primeras veces pero cada vez te quedan menos, y lo bueno es que puedes aprovecharte de eso. Creo que lo llaman experiencia.

Ya has pasado por esto, pero ahí están los mismos miedos: temores que insistes en creer nuevos aunque no lo sean. El eterno drama. Lo difícil de vivir.

Al final es como una ruptura: la primera vez duele y se acaba el mundo y lo entiendo, porque no sabes qué vendrá después, pero sobrevives. Al cabo de un tiempo vuelves a estar bien. Todo pasa.
La segunda vez puedes vender que es diferente, que aquella vez tal cosa no era igual, que no tiene nada que ver, pero es mentira: sabes que vas a sobrevivir. Todo pasa.

Ya has pasado por esto. Ya sabes lo que viene, y va a ser duro, pero también sabes lo que llega después. Quizá ahora no estarías dispuesto a hacerlo si no conocieras la recompensa.
¿Por qué te empeñas en convencerte de que es la primera vez?

 

Sleeping At Last – Tension & Thrill

We are the nervous.