Finest hour


Uno piensa que hace falta tiempo para crear algo grande; dedicación, esfuerzo; pero a veces no es cierto: con la compañía adecuada no hacen falta más que un par de horas para construir recuerdos de esos que duran para siempre, momentos que se transforman en sonrisas de oreja a oreja ya de vuelta a la rutina.

Cuando disfrutas de cada minuto un minuto es suficiente.

 

Gavin DeGraw – Finest hour

Oh, it was crazy, and, oh, it was amazing.

Life’s lessons


Alguien me dijo una vez que la gente viene y va. Me dijo también que tras muchas idas y venidas había aprendido a que no le importara, no el ir y venir sino la gente en sí. Me contó cómo ya no se molestaba en conocer de dónde venía, qué le hacía sonreír, con qué soñaba.

Fue hace tiempo, un par de años quizá, y hoy he vuelto sin querer a esa conversación mientras conversaba con un desconocido al que probablemente no vuelva a ver jamás. He vuelto porque es verdad: no me importa; pero lo que no me importa es que la gente venga y vaya. ¿No es eso acaso lo que nos hace interesantes?

La gente viene y va, y es quizá precisamente por eso por lo que es tan importante el ahora. ¿Qué más da si no hay un después? Todos tenemos una historia, algo que enseñar, y no hace falta una vida: las mejores clases que he tenido han durado minutos.

 

Lynyrd Skynyrd – Life’s lessons

It’s time for you to open your eyes. 

Smile


Todo empezó con una sonrisa.

Esa es mi frase, el principio de mi historia, y no se queda ahí. Todo empezó con una sonrisa es mi nexo, mi todo, mi anáfora; mi figura retórica preferida. Le cambio el verbo cada día y la hago mi primer verso en cada estrofa.
Todo empieza con una sonrisa.
Todo crece con una sonrisa.
Todo cambia con una sonrisa.

Siempre.

Todo.

Y cuando llegue el final, porque algún día lo hará, romperé las reglas y me despediré una vez más con mi principio: todo acabará con una sonrisa.

 

Mikky Ekko – Smile

But the future is forgiven, so smile.