Time to say goodbye


Me dice que tiene que hablar conmigo, que todo va bien, que me quiere, pero que en dos semanas me deja. Me lo dice así, seria, con la cabeza fría, algo preocupada pero concreta: en dos semanas me voy.
Me dice también que no me preocupe, que hasta que llegue el momento todo seguirá igual entre nosotros, que promete mantener su nivel de entrega hasta el final. Me ofrece incluso alargar el tema un poco más: si necesitas que en lugar de dos sean tres semanas por mi parte no hay ningún problema. Dice que aprovechará esos días para hacerle el traspaso de conocimientos a su sustituta.
¿Sustituta? ¡Aún no he tenido tiempo de pensar en eso! No he tenido tiempo de pensar en nada, de hecho. Ha sido todo tan rápido a pesar de no haber acabado aún.
Tengo quince días para despedirme, para disfrutarlos como si fueran los últimos, porque serán los últimos.
¡Un hurra por las despedidas con preaviso!

Menos mal que las rupturas no son como las bajas laborales, que los corazones se rompen de inmediato y esos últimos instantes siempre quedan ya atrás cuando uno se decide a aprovecharlos.

 

Lauren Aquilina – Time to say goodbye

But I don’t see you with me, with me.

Anuncios

Your arms feel like home


Habrá siempre otros mundos que cautivarán mis días:
habrá ojos y sonrisas,
cielos azules, sonidos, estrellas;
habrá ochenta primaveras y veranos que no acaban,
Y suspiros…
Y miradas…

Creceré y viviré en cada uno de esos rincones, aunque siempre que hable de casa lo haré de aquel lugar capaz de hacer que el tiempo transcurra a otro ritmo, de ese paraíso que resiste a la erosión del tiempo, donde estar treinta horas reconforta tanto o más que dos meses de descanso.

Creceré y me iré lejos, quizá demasiado, pero no hallará distancia ni motivos el olvido; no habrá otro dónde que me llene tanto el alma ni otros brazos que me abracen como abraza estar en casa.

Y suspiros…
Y miradas…

 

3 Doors Down – Your arms feel like home

It don’t matter where I lay my head tonight, your arms feel like home.

Closer


Un clavo saca otro clavo, pero ojo a la letra pequeña, que está escrito ahí que hace falta voluntad: no vale cualquier clavo ni vale cualquier momento.
Juro que pienso que quiero, pero a la hora de la verdad me da por plantearme que quizá no quiera tanto, que lo mismo no termino de ver eso de ir clavando cosas a lo loco a ver qué pasa.

Un clavo saca otro clavo, pero es que lo tuyo ha sido coger la caja entera y dejarme como un puercoespín, que si no me pones más es porque no me queda piel sin agujero.
Un clavo saca otro clavo, pero no pinta bien esto.

Un clavo saca otro clavo, pero es que tú estás muy dentro, como Excalibur; que yo como roca tengo la espada firme, anclada a mí tan fuerte que no hay quien la mueva, y si tiene que sacármela algún clavo solo quiero que seas tú.
(Y en sentido figurado también.)

 

Nine Inch Nails – Closer

I wanna fuck you like an animal.