We’ll be a dream


Dicen que cuando se estudia no se asienta bien la lección hasta que uno no se acuesta, que de algún modo dormir ayuda a fijar el conocimiento.
A mí me ocurre lo mismo con las personas.

Puedo ir pasándote páginas empeñado en conocerte, dedicar tiempo a leer entre tus líneas e incluso establecer relaciones entre tus puntos y los míos, pero eso no es suficiente: solo así no formas parte de mi vida, no de verdad.
Quizá existes en algún plano, pero para mí no lo haces del todo hasta que no me naces dentro cuando no tengo el control. Ese es el momento, la chispa, el instante en el que todo cambia.
Para mí no eres vida si no te he soñado antes.

Decía aquel que la vida es sueño, y es cierto, pues anoche soñé contigo.

 

We The Kings ft. Demi Lovato – We’ll be a dream

We’ll take control of the world like it’s all we have to hold on to.

Compartir


Uno no puede compartirlo todo, sobre todo cuando uno está loco. No a todo el mundo le gustan los locos.
No se trata de no poder ser uno mismo, sino de no ser todo lo uno mismo que uno es.
El qué dirán, ya sabéis: eso que decimos que no importa aunque lo haga.

Tenemos impulsos que ni nosotros entendemos, pensamientos que una vez fuera de nuestra cabeza nos obligarían a mirar hacia otra parte. Cosas normales, tanto como el hábito de reprimirlas.

Uno no puede compartirlo todo, la mayor parte del tiempo no. Luego está la parte menor, lugares en los que uno está en casa, donde se puede ser uno mismo como mínimo al cien por cien sin que las cabezas tengan que girarse hacia otro lado.
Tú eres uno de esos sitios.

Me estoy acostumbrando a ti, a pasar a tu lado un tiempo que no tengo, a buscar constantemente tus ojos y a descansar en ellos porque son casa.
Me asusta porque no quiero costumbre, porque costumbre es rutina y yo huyo de eso: tengo mi rutina pero me aterra convertir a una persona en ella, tenerte como algo fijo, una obligación, echarte de menos desde que cierras la ventanilla hasta que vuelves a abrirla.
Intento tranquilizarme diciéndome que me estoy acostumbrando a ti por un motivo egoísta, porque el filtro cuando se deja mucho tiempo encendido quema y contigo puedo apagarlo, pero el motivo no hace que se vaya la costumbre.

Me estoy acostumbrando a compartirme contigo.
Y tengo miedo.

 

Carla Morrison – Compartir

Tú me enchinas la piel.

Mierda y cuchara


Si pones un tenedor en el cajón de las cucharas quizá hoy no pase nada, pero si te acostumbras a la larga tendrás un problema, y un problema tonto: ¿tan difícil resulta poner los tenedores donde van los tenedores?
Es una cuestión de orden, no por el orden en sí, sino porque en algún momento vas a querer una cuchara, la vas a buscar donde las cucharas y encontrarás un tenedor.
Y un tenedor no es una cuchara

 

Marea – Mierda y cuchara

Y que te sobra todo lo que va después del “yo te quiero” y “yo también”.