Todo huele a ti


Cebolla dorándose en una sartén.
Lluvia que cae en verano.
Albahaca recién cortada.
Abrir un libro por primera vez.
Piña. Mandarina. Cualquier fruta.
Sábanas limpias.
Correr por la orilla del mar.
El mar.
La brisa.
La sal.
Un tronco ardiendo en la hoguera.
Tu jersey.

De todos mis olores favoritos me quedo con descansar mi cabeza en tu hombro.

Alejandro Sanz – Todo huele a ti 

Y ahora abrázame.

Anuncios

Stop the clocks


Uno no se acostumbra:
no aprendes a llevarlo mejor,
ni a que duela menos.

Aprendes que eso no te mata, que pasa.
Aunque duela.

Y duele.

Cada vez.

L.A. – Stop the clocks

You can’t stop the clocks forever.

Dangerous night


Que a veces el mundo desaparece y ahora es una de esas veces,
que no hay nadie,
tú y yo.

Tú y yo, y si me descuido solo tú,
que uno a sí mismo se mira poco
y cómo si tú eres la alternativa.

Volamos en círculos,
aunque supongo que da igual la trayectoria.
¡Volamos!

Vuelo.
No hago otra cosa desde que te conozco.

Está el parque lleno de gente que no veo,
que no hay mundo,
pero me escondo detrás de una espalda
para ver si te das cuenta,
si me echas de menos,
si vienes a buscarme.

Entonces los veo.

Se miran. Se tocan. Se besan.
Sonríen.

Vuelo a por ti: qué más da quién busca a quién.
Quiero eso.
Mirarte. Tocarte. Besarte.
Sonreír.

Qué más da que no podamos.

Quiero volar a tu lado.

 

Thirty Seconds to Mars – Dangerous night

What a dangerous night to fall in love.