Halfway there


Decíamos que el cielo era el límite y ni siquiera eso, que cuando quisimos darnos cuenta ya estábamos más arriba, y no teníamos vértigo, y no teníamos miedo.
El límite lo habíamos puesto nosotros queriendo viajar demasiado deprisa demasiado lejos, todo y ya. No habíamos sido capaces de ver que todo es poco a poco.

Dejamos el cielo atrás cuando empezamos a soñar pequeño para vivir grande, cuando caímos en que el viaje se hace solo después de la mitad. Era todo tan fácil como ir haciendo una vida de caminos cortos, estar siempre casi ahí, que no hay límite posible cuando todo está a dos pasos.

Y ni siquiera eso.

 

Rise Against – Halfway there

This is the point where we stand up.

20:17


Y si los sueños son indicación de algo anoche pasó, ya sabes, algo; tan real que ahora mismo dudo de todo, que lo que tiene más sentido es que esto sea el sueño, que esté dormido a tu lado soñando que no te tengo porque tengo miedo, porque soy un inseguro, porque ni siquiera sé soñar.
Tiene sentido si lo pienso, y me asusta pensar que no sé cuánto tiempo llevo dormido, que hace mucho que no escribo, no como antes, no con ganas. Eso solo puede ser parte de la pesadilla.

Si los sueños son indicación de algo el de anoche fue de que estaba despierto.

 

Ólafur Arnalds & Nils Frahm – 20:17

Los charcos


Hay quien piensa que en un día gris es más fácil deprimirse, encerrarse en casa, dejar que el peso de la vida nos hunda en el sofá. Es subjetivo, supongo.
Lo que si es más fácil en un día gris es saltar en los charcos, y eso es objetivo. Parece simple, demasiado, estúpido quizá, pero ¿cuándo fue la última vez que saltaste en un charco? A veces no hace falta más.

Uno puede deprimirse cualquier día del año, pero no puede saltar en los charcos siempre que quiera. Lo mismo estamos enfocando mal los días grises.

 

Dani Martín – Los charcos

En los charcos saltaremos tú y yo.