Merece la pena

Siempre he sido prudente, callado, ese que cumple las normas;
obediente, incapaz de hacer eso porque no se puede;
que quiere, pero sabe que no debe y eso le basta.
¿Y si nos pillan?
¿Y si nos ven?
¿Y si…?

¿Y si se acaba? Ya sabes, esto, no me hagas decirlo.
¿Y si nos pillan? Justo al final, que ya no haya vuelta atrás.
¿Y si nos pillan y se dan cuenta de que no hemos hecho nada?
Nada auténtico, nada de verdad, nada que valga la pena.

Pole. ft. Only – Merece la pena

¿No has intentado alguna vez explicar una sensación?

Miss you

A veces te vas a la habitación de al lado y ya te echo de menos, y sé que estás ahí pero tengo que ir, y “¿qué pasa?”, me preguntas, y yo te digo que no pasa nada, porque no pasa nada, porque cómo te voy a decir que pasa que te echaba de menos cuando no hace ni dos minutos que te has ido, pero a veces me pasa, igual que me pasa que me acelero, que de repente tengo mucho que decir y lo digo todo de golpe, sin pausas, que si lo escribiera serían todo comas y no habría ningún punto y a ver quién iba a leer eso sin ahogarse.

Pero no lo escribo: lo pienso, y nunca me enseñaron cómo aplican las reglas de puntuación a los pensamientos, igual que no me enseñaron qué hacer cuando te echo de menos, así que me limito a ir cada dos por tres, a sonreírte y a decirte que no pasa nada, porque no pasa nada, y parece que cada vez menos, pero a veces no estás y necesito verte.

Louis Tomlinson – Miss you

Shit, maybe I miss you.

Color pomelo

A veces el cielo está nublado, y a veces parece que no somos capaces de mirar hacia otro lado.
Un día gris, ¡qué triste!
Pero el cielo es solo eso, y vale que es grande, pero a poco que te descuides no lo ves
¡Será por cosas bonitas aquí abajo!

Es cuestión de perspectiva, y también de ganas, que uno pone la atención donde quiere.
Contemplar el gris del cielo es una opción, y a no ser que estés tumbado una que acabará dándote dolor de cuello.
Nadie quiere que le duela el cuello, y menos por haberse estado recreando en un cielo gris.

– No lo mires.
Pero es que está gris.
– Sí, pero ahora que ya lo sabes, ¿para qué seguir?

Si fuera una taza te diría que no dejes que un cielo gris te arruine el día, pero no lo soy.
Aunque en serio, ¿para qué seguir?

Cheti – Color pomelo

Porque me da miedo quedarme sin aliento.