Can’t stop


Que alguien me diga cuándo parar porque no sé, no puedo.
Entiendo que hay que hacerlo, que todo se acaba,
y nosotros,
y qué sentido tiene esperar a que nos pare otro;
pero no, no soy capaz.

Soy el último en todos mis grupos de WhatsApp, y esa es mi vida.
Nunca me voy. Por si acaso.
Aunque sea evidente.

No sé cuándo decir basta.

 

Miley Cyrus – Can’t stop

We run things, things don’t run we.

Anuncios

Why’d you only call me when you’re high?


El problema es que no sabemos lo que queremos,
y cuando lo sabemos no lo decimos,
y cuando lo decimos lo hacemos mal.
O al revés.

El problema a veces es que decimos justo lo contrario a lo que queremos,
y ¿adónde nos lleva eso?

Somos un desastre como especie.

Todo sería mucho más fácil si fuéramos monos.

 

Arctic Monkeys – Why’d you only call me when you’re high?

I haven’t found all I was hoping to find.

Used to


A lo mejor no está preparado para volver, o tiene miedo, o yo qué sé. A lo mejor uno se va y ya: a otra cosa. Siempre adelantepara atrás ni para coger impulso… a lo mejor todo eso es verdad.
A lo mejor son todo chorradas.

Se fue una vez, eso es verdad; se acuerda. Se acuerda como si fuera ayer, y es que a lo mejor fue ayer, porque qué es ayer sino el pasado. A lo mejor piensa demasiado.
Se fue una vez y volvió, que siempre se vuelve, pero para qué. Se fue una vez y volvió para darse cuenta de que todo había cambiado, de que nada era igual y de que a lo mejor no tendría que haber vuelto.
Si la vida es un juego está seguro de que es el de la oca, y nadie se pone contento cuando le toca retroceder.

A lo mejor no está preparado, o tiene miedo, o yo qué sé. A lo mejor. Piensa que su vida se resume en esas tres palabras, y vaya mierda. Hay gente cuya vida se resume en un , o en un te quiero, o en cualquier otra cosa definida y con sentido. Él es un a lo mejor.
A lo mejor eso también son chorradas, y es siempre lo mismo, la duda, el y si, los miedos.

A lo mejor nadie está preparado.

Daughtry – Used to

We used to have this figured out. We used to breathe without a doubt.