Supelícula


Volviendo yo en mi cabeza al tema del domingo he empezado a enlazar pensamientos y he acabado en Alfonso Casas, un grande donde los haya (todo el mundo a hacerse fan). La relación no es directa, aunque considerando el tipo de asociaciones mentales al que estoy acostumbrado esta es de las sencillitas.
La viñeta que se ha dibujado en mi retina desde dentro ha sido esta:Me gustas como amigo

He pensado también en el chiste aquel del hombre que apenado confiesa que ella le quiere pero le ha dicho que come amigos, aunque ahí he visto ya que empezaba a desviarme y he vuelto.

Te quiero pero como amigos, una frase que a pesar de confundir sintácticamente jode igual, o más, porque encima de ser una mierda es rara. No hablo desde ninguna experiencia personal, ¿eh? Todo esto lo sé por un amigo.
El problema es que hay quien no entiende ese tan manido eufemismo que hasta la fecha yo pensaba que todos traducíamos por un llano y simple no me gustas.

Hay gente que eso del amor no correspondido no lo entiende, que se compra el cubo más grande de palomitas que existe y se lanza de cabeza a disfrutar de la película que se ha montado. No obstante, ojo spoiler, ¡un cubo no es una piscina! Puede ser grande, pero si no eres Ant-Man te vas a destrozar el cráneo con el salto.
No me malinterpretéis, me encanta el cine, pero no me gusta tanto cuando ni siquiera he comprado una entrada y me encuentro metido de lleno en la trama.

– ¡Me dijiste que me querías!
Yo qué sé, ¡digo muchas tonterías! O sea, no es que quererte sea una tontería, que tú vales un montón, pero es que… te quiero como amigos – ¡ahí estoy yo!
¿Como?
– (Come si quieres, pero a mis amigos no, ¡por favor!) 
Que para mí eres como una hermana.
– ¡He visto
Los Serrano!
– ¡No era real!
– Ya sé que era todo un sueño, pero…
– Me refiero a que era mentira, actores…
– Exacto: eran como hermanos pero no lo eran porque eran actores, como tú y yo. No hay nada que impida…
– ¡No somos actores!
– En mi película sí.

Su película. SU PUTA PELÍCULA. (Perdón, mamá.)
Puedes devolver cada uno de sus golpes y encontrará un contraargumento cada vez, porque aquella noche que saliste de la fiesta para tomar el aire y te la encontraste ahí fuera (y pensaste ¡No! ¡Ahora no!habías salido detrás de ella para estar a solas, porque aquel día que no habías dormido y te costaba mantener los ojos abiertos la mirabas de una forma especial (eso una mujer lo nota -perla extraída del guión de “su película”-), porque quieras o no ya estás dentro de esa cinta que ella guioniza y dirige.
No hay salida, y ese Queda libre de la cárcel que te estabas guardando desde el principio de la partida en forma de Te quiero como amigos resulta inútil.
¿Qué le queda a un hombre cuando no le vale querer como amigos?

 

Maldita Nerea – Supelícula

No entiendo la película, tu historia es solo miedo y ciencia ficción.

Anuncios

17 thoughts on “Supelícula

  1. Grande Alfonso Casas uno de los grandes descubrimientos junto con Marwan que he hecho conociéndote a ti… 😊
    Mi vena ñoña diría “ey pero te quiereee” muy en el rollo de la ilustracion, pero la verdad dejando salir mi vida realista pienso que lo miremos por donde lo miremos que no nos quieran de la forma que queremos nosotros es una PUTADA (perdón mama de Z) 😜
    Lo de “eso una mujer lo nota” me chirría taaanto y es una caca de la vaca y estoy contigo en lo de que es una “perla” pero una perla chunga.
    Y sobre la pregunta no se si sabría explicarme bien, lo que si sé es que en contadas ocasiones somo capaces de “intentar” reubicar a esa persona que queremos tanto para que siga formando parte de nuestra vida.
    Voy a ver si hacen las paces mi vena ñoña y mi vena realista… 😉
    Espero que descanses mucho y sueñes cosas bonitas.
    Un abrazo chillao y esos que sacan sonrisas y te renuevan. 😊

    Le gusta a 1 persona

    1. Si la vena ñoña va en línea con la ilustración creo que podemos afirmar que la vena ñoña muy espabilada no es (siempre es mejor empezar con el zasca). Te quiere, vale, pero es que ¡se puede querer hasta a un boli! Lo miramos siempre desde el punto de vista del no correspondido, “es que no me quiere como yo querría”, pero no pensamos en el punto de vista del otro, que en realidad es el mismo, salvo que en su caso podría usar esa frase o podría decir “es que ojalá me quisiera un poco menos”. Porque si para un lado es triste para el otro puede ser un verdadero agobio, básicamente cuando entramos en ese terreno del no aceptar y del montarnos películas basadas en nada.
      Dicho esto, todo un honor haber podido compartir contigo tanto a Alfonso como a Marwan, mola compartir aficiones.
      Releyendo tu comentario veo que me he dejado una parte: reubicar a esa persona. ¿En serio? Esa persona está más que ubicada, como amiga; lo que necesita ella, en mi humilde opinión, es ubicarse en la realidad.
      Ahora sí que creo que ya está 🙂 Me ha venido genial ese abrazo chillao, por cierto, que con el sueño que llevo encima sonriendo se despierta uno mejor. ¡Otro para ti! ¡Feliz miércoles!

      Me gusta

  2. Si si, mejor empezar con el zasca jajajajajajaja pero tienes razón no es muy espabilada no… 😉
    Tienes razón en eso y en todo lo demás, yo puedo llegar a querer cosas que te sorprenderían jajaja y es cierto que siempre miramos del lado del débil o del que creemos que lo es, esto seria como que te dejen o dejar es una mala papeleta de un lado y del otro, porque a no ser que seas una mala persona egocéntrica rozando a pedante es verdad que se pasa mal sabiendo que no puedes dar lo que quieren de ti y no tanto el querer que te quieran más o menos como cantidad pero que te quieran bien es incluso más importante que te quieran en si y querer bien también pasa por eso.
    Y lo de la ubicación también tienes razón, nada que cuando llevas razón la llevas y no se te puede rebatir… 😛
    ¡¡¡Que tengas muy buen día!!! 😊

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡No me puedo creer lo que leo! El domingo me quedé con ganas de comentar, pero pensaba subir una entrada contando que me pasa algo parecido, ahora no puedo evitar soltar aquí mi lastre, ¡que me ahogo! Tengo un amigo, al que conozco hace muchos años, que dice que está enamorado de mí (no, ¡yo tampoco lo entiendo!); yo le digo siempre que lo quiero un montón pero que no tenemos futuro, que yo no quiero nada con él, bla bla bla… chico, que no es mi tipo, una pena. Estuve una temporada alejada de él porque era una agonía para los dos, incluso tuvo una novia, y pensé que la cosa quedaría ahí. Pero no. Lleva una semana enviándome imágenes de amor como un addolescente y corazones de guasap, de esos que se hacen enormes y parpadean, que parece que van a explotar y encharcar la habitación de sangre, y cuando le digo de cachondeo que no sea “exagerao” me responde que “ay, si yo supiera cuánto me quiere, no me quedaría más remedio que corresponderle”… ¡Aaaaaaaay! y yo tengo ganas de gritar, o de mandarlo a donde no puedo decir por respeto a tu mamá. He estado escribiendo sobre ello para ver si así llegaba sin querer a una solución, incluso he estado a punto de crear un hilo de conversación de esos de Yahoo!Respuestas, a ver qué me recomiendan, jajaja…
    Y en conclusión, sí, es una putada (perdón) no poder hacerse querer, pero ahora (y no antes) entiendo que es una putada (ays, perdón) no poder hacerse “desquerer”.
    Dicho esto, me asusta leerte, creo que me estoy enamorando de tí así que no tendrás más remedio que quererme también (¿era así como funciona, no? jajaja). ¡Un abrazo muy casto!

    Le gusta a 1 persona

    1. No podías elegir mejor entrada para enamorarte de mí, ¿verdad? 😛
      Me parecen brutales tu comentario, los corazones de guasap a punto de explotar (al menos ahora ya no se usa el Messenger y no tienes que aguantar también zumbidos constantes) y el hilo de Yahoo!Respuestas. ¡Hazlo, por favor! ¡Te lo imploro!
      Yo creo que la clave está en lo que dices, que nos centramos mucho en querer y en que nos quieran, pero ¿qué pasa cuando queremos desquerer o que nos desquieran? Nadie piensa en eso. Nadie piensa en nosotros, esos egoístas que no tenemos corazón.
      Un abrazo, casto siempre, no vaya a ser que a lo tonto nos metamos en otro rodaje. Y mucho ánimo con lo tuyo 😉

      Le gusta a 1 persona

  4. Creo que tienes un problemón… No tienes la culpa de ser tan querible… Jajaja… Lo siento, sé que no quieres herir a nadie, pero en estos casos, lo mejor es cortar completamente, hasta la amistad. Alguien que te ama, no te puede querer como amigo, como hermano, como nada que no sea un amor. Ya sé. Suena cruel. Pero no hay mejor antídoto para el amor, que el desamor. Y te lo digo porque lo sufrí desde el lado de ella, la que te ama y tiene montada la película. Me tuvieron que echar “flee” para que entendiera. Ah, gracias por presentarme a Alfonso. Genial! Besos, Ztita y suerte con eso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ojalá todos los problemas del mundo fueran tan sencillos como este, ¿no? Realmente comparto contigo que la que propones es la única solución útil, pero si sale de la parte demandada y no de la demandante a uno lo hace quedar aún más como el malo de la película. Muy injusto todo.
      Por lo de Alfonso, de nada, estoy seguro de que él también está encantado de conocerte 😉
      ¡Un abrazo bien grande!

      Me gusta

      1. Aunque no lo creas, Ztita, le harás un bien. Te lo digo yo, que pasé por ahí. Me dieron un corte de película. Imagínate que lo vi en facebook el otro día y han pasado 12 años, lo saludé y ni J. Así me cortó. Pero fue mejor para mi porque entendí que tenía que mirar para otro lado. Y lo hice. Encontré un hombre que ME AMA y al que no le tengo que mendigar amor. Fue horrible mendigar amor, ahora que lo pienso. Y hacerme películas como tu dices, interpretando cualquier gesto, o palabra como que me quería, cuando en verdad, lo único que no quería era lastimarme. ¿TE PARECE FAMILIAR? Hoy le agradezco a aquel hombre que era maravilloso, pero que no era para mi que me diera el corte más doloroso de mi vida. Porque me regaló LIBERTAD. No vas a ser el malo de la película siempre. Ya verás. Besitos y un abrazo bien apretao de esos que te hacen grande. Creo que te hace falta.

        Le gusta a 1 persona

        1. ¿Cómo no te voy a hacer caso a ti que eres mi gemela a destiempo (siempre encuentro formas nuevas de llamarlo)? A veces merece la pena ser el malo de la película aunque sea solo un rato, de esos malos que se descubre al final que han sido buenos desde el principio 🙂
          Muchísimas gracias por ese abrazo, hoy ha sido otro día muy largo y realmente lo necesito. Me voy a dormir un poco más grande de lo que me he levantado esta mañana.
          ¡Otro abrazo gigante para ti!

          Me gusta

  5. Pingback: Tu nombre | Z
  6. Pingback: Tu nombre |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s