Can’t smile without you


No sonrío en las fotos porque hoy en día las fotos las puede ver cualquiera y una sonrisa no debería ser para cualquiera; no una mía al menos.
Una sonrisa es algo personal, poderoso, íntimo. ¡Una sonrisa es magia, joder! Y la magia se acaba: lo dice todo el mundo.
Está también el tema de la oferta y la demanda, que me acuerdo yo de cuando estudié eso. Podría estar sonriendo todo el día, pero si lleno todo esto de sonrisas pasan a no valer nada. ¿Quién quiere algo que no vale nada?

Parece ahora que no sonrío en las fotos por economía o por egoísmo, y no sé cuál de las dos es peor, pero ninguna es cierta. No es oro todo lo que reluce: solo lo parece, y aun así es plátano.

No sonrío en las fotos por ti. Ya está. Ya lo he dicho.
Me da igual la demanda: soy yo quien controla la oferta y no pienso emitir más moneda.
No tengo ni idea de economía, pero si de mí depende que se vuelva el mundo pobre.
Menos tú.

 

The Carpenters – Can’t smile without you

I just can’t smile without you.

Anuncios

Your turn to drive


No hay nada que merezca la pena por lo que no haya que luchar,
pero si siempre lucho yo por ti no te doy tiempo,
y si tú no luchas nunca yo no merezco la pena.

O luchamos todos o la puta al río.

 

David Bowie – Your turn to drive

Drive.

Recover


Tengo una copa en la mano. No sé qué estoy bebiendo pero está ahí. Estoy servido.

Te veo en la barra.

Estás al otro lado. Siempre lo estás, pero esta vez solo hay una barra entre tú y yo. Otras veces hay silencios, miedos, dudas, falta de valor. Esta noche solo hay una barra.
Me acerco, cansado de verte desde el otro lado, de soñar contigo y no decirte nada, de soñar contigo y despertar cada vez peor, de soñar contigo en sueños. Me acerco cansado de toda esa mierda, con la seguridad que me aporta ese cubata de noséqué, decidido, directo.

“Hola”, te digo, original, seguro, seductor.
Nada.
“Invítame a algo, ¿no?” Yo qué sé, voy pedo.
Entonces hablas.

Me explicas cuánto te molesta que la gente presuponga que estando al otro lado invitar es fácil, que no cuesta, que puede hacerse sin pensar. Lo comparas con decir te quiero, que opinas que la gente lo suelta a la ligera y no lo piensa, que lo usa tanto y tan a lo loco que pierde todo el valor. Ahí ya soy tuyo. Me cuentas cómo no puedes invitarme porque para ti es mucho más, que lleva algo detrás, que tú no dices te quiero si no quieres, que tú no invitas si no invitas del todo, a pasar a tu vida, a quedarse.
Es todo muy intenso, pero llevo una copa de noséqué en la mano y me vale.
Me preguntas si entiendo por qué no puedes invitarme a una copa y creo que te quiero.
Sonrío y no digo nada, y tiemblo, ¡joder si tiemblo!, pero extiendo la mano, la del cubata, seguro, decidido.
Te miro a los ojos, te ofrezco mi copa y te invito a todo.

 

CHVRCHES – Recover

I’ll give you one more chance to say we can change our old ways.