Push it


Si fuera supersticioso tendría claro que no debo escribir esto, pero no he llegado aquí creyendo en tonterías. ¿Dónde es aquí?, te preguntarás. Aquí es ahora.

No me gusta todo eso de los propósitos de año nuevo, pero cuando uno juega a un juego tiene que aceptar todas sus reglas, y en el rollo este de vivir en sociedad es lo que se lleva. Entro al trapo, pero a mi manera, y me pongo solo uno. Creo que lo hago cada año, por aquello de participar y sentirme uno más, pero si me preguntas cuál fue el del año pasado no sabría contestarte. Lo olvido también, como el resto.

Este año mi propósito es devolver.

Hablo siempre de que la vida son ciclos, arriba y abajo como una montaña rusa, pero es que hago balance del año pasado y joder, subo y subo y nada, que no cambia la pendiente. No puedo estar más agradecido, pero es que al final estar agradecido no deja de ser algo que uno hace solo, y si hay gente empujando mi vagón ¿cómo voy a conformarme con eso?

No creo en devolver favores, en estar en deuda, en el intercambio. Uno es bueno o no lo es, y no le veo sentido a querer no serlo.
Este año mi propósito es devolver todos esos empujones, en general, al mundo.

 

Garbage – Push it

I want to see you happy. I want to see you shine.

Anuncios

Déjenme llorar


Está uno a veces un poco de bajón por algo y enseguida aparece alguien que le dice “va, anímate, si en el fondo es una tontería”. “Ya, pero me jode”, responde uno, que normalmente no es tan malhablado aunque joder, o sea, sí.
“Piensa en otra cosa”, dice el alguien, y uno está tentado, porque es cierto y lo es, una tontería, pero ¿es esa la mejor manera?
Uno piensa que no.

Vale, el uno soy yo, ya sabes, ese famoso por sus buenas decisiones, por vivir la vida al límite, el de la estupidez, aunque oye: sobrevivo; no todos pueden decir eso.

Pensar en otra cosa es de cobardes: yo lo que hago es pensar en eso, más, mucho; hundirme a mí mismo en la miseria de mi propia tontería hasta que el drama es tan absurdo que cae por su propio peso. Y todo drama llevado al extremo es absurdo.
Y me río.

Es mi método, ¿vale?
Déjame llorar.

 

Carla Morrison ft. Leonel Garcia – Déjenme llorar

Déjenme llorar, quiero sacarlo de mi pecho.

Destiny calling


Parece una tontería eso del destino, pero yo aquella noche tenía que girar hacia la derecha y no entendí bien el mapa; yo, que siempre me oriento a la perfección, que tengo un GPS integrado que nunca falla, que puedo perder los papeles pero jamás pierdo el norte.
Parece una tontería, pero en lugar de hacer lo que tocaba giré hacia la izquierda, e ignorante de mi error seguí caminando con la mirada hacia abajo, viendo en la pantalla de mi teléfono cómo ese punto azul que era yo se alejaba de esa línea azul que era el camino que debía seguir, y fue esa otra línea trazada entre mi giro equivocado y mi yo reducido a un punto la que describió esa ruta que algunos llaman destino.

Parece una tontería, pero mientras caminaba perdido en esos píxeles que me traía entre manos choqué, y supe cuando alcé la mirada que no lo era, pues no podía ser una tontería el destino si me había cambiado los polos para que diera contigo.

 

James – Destiny calling

Here we come, this is our destiny calling.