Animal style


No tengo un tipo porque eso sería superficial, porque ante todo soy un alma romántica, ideales puros y todo eso. No tengo un tipo porque el amor de verdad es intangible, porque desde el momento en que lo parametrizas se convierte en matemáticas y, sinceramente, ¿a quién le gustan las matemáticas?

Me encantan las matemáticas, en serio, me han vuelto loco desde pequeñito, en plan bien, pero estoy convencido de que eso no puede ser sano, de que alguien a quien le gusten tanto los números debe tener algo que no le funciona del todo: alguien que adore las matemáticas debe ser un tío raro, mucho, quizá lo suficiente como para no tener un tipo.

No tengo un tipo porque entiendo que de algún modo eso es limitarse, porque es ponerle límites físicos a un concepto que no lo es, salvo cuando lo es; ya sabes, sexo. Hablando de algo meramente físico lo estúpido es no tener un tipo, aunque aquí no hablamos de eso: aquí hablamos de amor. ¿Acaso sabemos hablar de otra cosa?

No tengo un tipo porque el amor llega, sin más, porque es de esas cosas que aparecen sin buscarlas, como una fresa podrida al fondo del cajón. Quizá no es el momento apropiado y quizá no quieres que esté ahí (espero que no quieras, o sea, mucho te tienen que gustar las matemáticas para estar tan pirado), pero metes la mano con hambre y se te hunde el dedo.
El amor es eso: una fresa podrida al fondo del cajón que es la vida. Por eso precisamente no tengo un tipo, porque nadie tiene una fresa podrida ideal.

Pelo moreno, rizado, ojos claros.

 

Biffy Clyro – Animal style

Can you realize my head’s a fucking carnival?

Closer


Un clavo saca otro clavo, pero ojo a la letra pequeña, que está escrito ahí que hace falta voluntad: no vale cualquier clavo ni vale cualquier momento.
Juro que pienso que quiero, pero a la hora de la verdad me da por plantearme que quizá no quiera tanto, que lo mismo no termino de ver eso de ir clavando cosas a lo loco a ver qué pasa.

Un clavo saca otro clavo, pero es que lo tuyo ha sido coger la caja entera y dejarme como un puercoespín, que si no me pones más es porque no me queda piel sin agujero.
Un clavo saca otro clavo, pero no pinta bien esto.

Un clavo saca otro clavo, pero es que tú estás muy dentro, como Excalibur; que yo como roca tengo la espada firme, anclada a mí tan fuerte que no hay quien la mueva, y si tiene que sacármela algún clavo solo quiero que seas tú.
(Y en sentido figurado también.)

 

Nine Inch Nails – Closer

I wanna fuck you like an animal.

Shut up and drive


Que sí, que estoy mayor, que hoy me duele la espalda como si diez niños con bates me hubieran confundido con una piñata y me hubieran apaleado hasta darse cuenta de que de mí no iba a caer ningún regalo, pero volvería a hacerlo.
Igual. En el mismo coche.

Volvería a hacerlo porque el Tetris es un clásico, los clásicos no deberían morir nunca y yo podría pasarme la vida entera jugando a encajar mis piezas en las tuyas.

Volvería a hacerlo porque no tengo ni idea de cómo lo hiciste, pero cuando aquello fue la escena de Titanic aparecieron en los cristales los mensajes que habían escrito tus dedos confiando en que el calor de nuestros cuerpos haría el resto; como si lo hubieras tenido todo planeado desde el principio y yo hubiera caído según lo previsto, pero tenía tantas ganas de caer…

Volvería a hacerlo a pesar de haber mil sitios más cómodos, porque al mirarte a los ojos el lugar y el momento dejaron de ser espacio y tiempo para convertirse en persona: tú fuiste el cuándo y el dónde.

Volvería a hacerlo.

En el mismo coche. Igual.
Volvería Volveré a hacerlo.

Rihanna – Shut up and drive

My engine’s ready to explode.