20:17


Y si los sueños son indicación de algo anoche pasó, ya sabes, algo; tan real que ahora mismo dudo de todo, que lo que tiene más sentido es que esto sea el sueño, que esté dormido a tu lado soñando que no te tengo porque tengo miedo, porque soy un inseguro, porque ni siquiera sé soñar.
Tiene sentido si lo pienso, y me asusta pensar que no sé cuánto tiempo llevo dormido, que hace mucho que no escribo, no como antes, no con ganas. Eso solo puede ser parte de la pesadilla.

Si los sueños son indicación de algo el de anoche fue de que estaba despierto.

 

Ólafur Arnalds & Nils Frahm – 20:17

Anuncios

El fin del camino


A veces toca decidir, coges un camino y andas. Había otras opciones, muchas, pero solo puedes caminar hacia un sitio cada vez.
A veces es fácil: hay señales, gente que sabe cómo se llega o qué desvío tomar para alcanzar tu destino. Eso cuando tienes un destino.
A veces te la juegas: puro azar, sensaciones, intuición.
A veces echas a andar, rezando por el camino para que aquello salga bien.
A veces rezas aunque no creas en nada.

A veces sientes que llegas, que lo tienes, que esta vez sí.
A veces estás seguro de que estás ante la última curva.
A veces tienes razón, pero giras y hay un muro.

A veces se acaba el camino y no hay nada, y todo ese tiempo que has andado es tiempo perdido.
A veces toca deshacer el camino.

Quizá a la próxima…

 

Mago de Oz – El fin del camino

Y no sé adónde ir si no es sin ti.

Solo importa hoy


Almohada viscoelástica: 10 euros. Solo hoy.
Veo el cartel que cuelga de uno de los cristales de la tienda de la esquina cuando vuelvo de correr. Lo veo hoy, pero también lo vi ayer, y el día anterior, y hace una semana. Lo vi por primera vez hará un mes, y recuerdo que pensé que necesitaba una almohada nueva, que pasaría más tarde a por una. Recuerdo también que se me olvidó, que me volvió a la cabeza más tarde en casa, cuando ya estaba cerrado, y pensé que se me había escapado el tren. Solo hoy, rezaba el cartel.
Veo el cartel cuando vuelvo de correr y pienso ¡já! Yo soy de pensar así, en monosílabos.
Solo hoy, ya. Supongo que no soy el único que ve claro lo que está pasando, ¿verdad? Estamos viviendo el mismo día en bucle.

No necesito pensarlo demasiado para darme cuenta de que tiene todo el sentido del mundo.
Últimamente las cosas no avanzan. Me muevo, sí, pero ¿hacia algún sitio? Tengo la sensación de que estoy metido en una rueda de hámster, llevándole la contraria a una cinta de correr, subiendo escaleras que bajan. Me canso, y cansarse debería ser bueno, porque uno se cansa porque ha trabajado, pero al día siguiente todo es igual.
¿Y si me estoy cansando para nada?

Vendrá ahora alguien y me dirá que no, que estoy siendo negativo, que uno no puede vivir el mismo día una y otra vez si no es Bill Murray, y que yo no soy Bill Murray. ¡Como si necesitara que me dijeran que no soy Bill Murray! No obstante, las señales están ahí, las que he dicho y el resto: el verano que no acaba, los coches que siguen aparcados en el lado de la acera que no toca desafiando a la señal que grita que está prohibido… las almohadas a diez euros solo hoy

Nadie escribiría Solo hoy en un cartel que fuera a durar un mes; nadie. No tiene sentido.
Siento que tengo que hacer algo, que solo yo que he descubierto este engaño puedo detenerlo, y sé cómo hacerlo: voy a comprar una de esas almohadas.
Mañana.

 

ToteKing ft. Duddi Wallace, Elphomega – Solo importa hoy

Sólo importa hoy, le digo al bárbaro estrés.