What you do to me


Dicen que practicando se mejora y en eso estoy, aunque nunca te hago justicia y no puedo dejarlo. Quiero, claro que quiero, que a veces esto se convierte en una carga, pero no puedo parar hasta que no lo consiga, ¿verdad?

Si sigo escribiendo cada día es porque nunca soy capaz de explicar eso que siento cuando me miras, y sería una pena que se quedara el mundo sin saber lo que me haces con los ojos.

 

Not Your Dope ft. Oly – What you do to me

And you know, you know, you know what you do to me.

Cóseme


Todos tenemos cosas que nunca decimos porque pensamos que nadie más las entendería, por sentirnos únicos, porque nos creemos especiales pensando que no todos tenemos cosas que nunca decimos, aunque todos tenemos cosas que nunca decimos.

Quizá si lo hiciéramos, si habláramos de ello, nos daríamos cuenta de que no son las series que vemos o la música que escuchamos lo que nos une, sino esas cosas raras. Sobre todo esas cosas raras.

Deberíamos hacerlo más, lo sé, lo intento, pero cómo iba a decirte que a veces rompo cosas, sin más, que me vuelvo verde, que me siento Hulk y arraso. Con todo. Con todos.
Cómo iba a decirte que me gusta destruir aunque no es por el caos sino por los intentos de reconstrucción, por ponerme a prueba, por ver si seré capaz de arreglarlo otra vez. Cómo iba a decirte que no me van los retos pequeños, que cada vez voy a más, que mejor cuanto más roto. Cómo iba a decirte que a veces pego muy fuerte.

Deberíamos hacerlo más, hablar de esas cosas que nunca decimos, porque todos tenemos cosas que nunca decimos.
Quizá si lo hubiéramos hecho a tiempo me habría dado cuenta de que nos unía mucho más que cuatro canciones y dos series.
Quizá así no me habrías hecho pedazos.

 

Beret – Cóseme

Todos tenemos esa persona que nos hizo mil pedazos y nos dijo “ahora constrúyete”.

Miss you love


El problema no fue que no te quisiera sino que te dedicaras a comparar nuestras maneras de querer, viendo la mía como querer menos cuando quizá solo era querer diferente. Nunca dijiste aquello de No eres tú, soy yo, pero eras tú, que no te bastaba con querer y que te quisieran, que buscabas competir, que te empeñaste en llevar al amor el juego del yo más y no te valía ganar.

Yo te quería, claro que sí, pero a mi manera. Tú me querías a la tuya y a mí me parecía bien, pero al revés no: estaba mal, no era suficiente, tú más. Tú siempre más.
Lo aceptaba, pero tú querías reto, carrera, contrincante.
Yo al amor iba a participar, no a competir.

El problema fue que tú me querías ganar y yo solo te quería.

 

Silverchair – Miss you love

I love the way you love, but I hate the way I’m supposed to love you back.