El equilibrio es imposible


Quizá el equilibrio solo sea imposible porque nos empeñamos en entenderlo como esa situación en la que todo está bien: en orden, tranquilo; un estado de calma idealizado para el que nunca luchamos y a pesar de eso nunca llega.
Quizá el equilibrio solo sea imposible porque lo queremos gratis.

El equilibrio, como muchas otras cosas, es imposible sin esfuerzo. Es imposible completar la lista de todo lo que resulta imposible si no ponemos de nuestra parte, pues pocas cosas suceden porque sí.
Leer es imposible, montar en bici es imposible, hacer lentejas es imposible… pero dicen que hay gente que ha ido a la Luna.

Quizá el equilibrio solo sea imposible porque nos quejamos en lugar de entrenar.

Entrenemos.

 

Los Piratas – El equilibrio es imposible

Yo te sigo porque creo que en el fondo hay algo.

Anuncios

The world is yours


Pueden quitarte el premio pero no la sensación de haberlo conseguido.
Esa sensación es el verdadero premio.
No pueden quitarte el premio.

Tu esfuerzo, tu lucha, tus logros; todo eso es tuyo.
Lo que consigues es tuyo, aunque se lo lleven.

No dejas de haber cruzado la meta porque la desmonten,
y nadie va a dejar una meta permanentemente en pie.
Y da igual.

Siempre sabrás que esa meta fue tuya.
No pueden quitarte el premio.

 

Nas – The world is yours

Whose world is this?

Claro que hace falta hablar


Hablar otro idioma no es fácil: uno tiene en la cabeza todo eso que quiere decir y lo tiene claro, pero está en otra lengua y hay que traducirlo, y así no se puede; no siempre al menos. A uno le faltan palabras, práctica, soltura… Uno habla pero no dice lo que quiere decir, no todo, y es como que está viviendo a medias, que es menos él, porque somos nuestras palabras y sus palabras no son todas las que son.

Es esa sensación la principal culpable de que hablar otro idioma no sea fácil, pero es que a mí me pasa eso mismo con el mío. No sé si es que pienso más deprisa de lo que soy capaz de hablar, que es mucho, o que pienso palabras que no soy capaz de traducir a mi propio idioma, cosa que si analizas con detenimiento tiene el mismo sentido que si no lo haces.
Quizá nunca aprendí a hablar del todo.

Hablar un idioma no es fácil, y a lo mejor la culpa la tienen ellos, los idiomas, que se las dan de complicados pero son incapaces de captar la esencia.
Seguro que es eso.

Voy a inventar un idioma que no tenga fallos.
Uno donde no haga falta hablar.

 

Ella Baila Sola – Claro que hace falta hablar

Me confunden las palabras obligadas por el tiempo.