Too good at goodbyes


Nos hacemos mejores con el tiempo; mejores en todo.
Nos hacemos mejores hasta sin querer.

Yo no quería, juro que no, pero lo soy.
Soy mejor en muchas cosas, bravo, y qué putada.

Me he vuelto un as en las despedidas,
en no leer adioses como hasta luegos,
en no buscarte otra vez luego
y en dejar de querer rimarte siempre a ti contigo.

Ahora cuando te vas te has ido.

Soy el amo del punto y final.

 

Sam Smith – Too good at goodbyes

And every time you leave me, the quicker these tears dry.

Anuncios

Destiny


Y la verdad es que importa poco si crees en el destino o no: el destino cree en ti. Alguien tenía que hacerlo, ¿verdad?
El destino te tiene presente, te piensa… te soñaría si durmiera, pero no duerme: el destino se pasa la vida despierto, pintando líneas, tejiéndolas como la araña que acabo de matar en el suelo del baño. Espero que no fuera el destino, o al menos no el tuyo.

El destino une puntos que nunca se te ocurriría conectar, le da igual el dibujo que uno sabe que debería salir antes de coger el lápiz o si después del uno va el dos. Al destino se la pela.
El destino se pasea por ahí con sus ocho patas, muy loco, dejando huevos donde menos te lo esperas. Qué sale de esos huevos no lo sé, nunca he visto uno, pero supongo que lo lógico es que salgan más destinos. De alguna manera tienen que reproducirse.

El destino está en todas partes, paseándose o a punto de romper la cáscara. No lo vemos, pero tampoco vemos a esa araña que dicen que está en algún punto de nuestro cuerpo en todo momento.
Quizá se mueven demasiado rápido.
Quizá es que vamos pisando huevos.

 

Zero 7 – Destiny

Even though we’re miles apart we are each other’s destiny.