Blue as your eyes


Nos enfriamos con el paso del tiempo; dejamos de idealizar y empezamos a querer verlo todo desde un punto de vista realista, y a la magia no se la puede mirar desde un punto de vista realista, así que dejamos también de creer que el amor puede durar para siempre.

Nos hacemos mayores, y por el camino nos vamos dando cuenta de que es imposible que no haya nada imposible, y donde antes solo había posibilidades van apareciendo noes, como setas tras el diluvio. No es necesariamente malo, pero en parte es triste.

El amor eterno son los padres, aunque no, probablemente ni siquiera ellos.

Ya no puedo soñar con pasarme el resto de mi vida mirándote a los ojos sin cansarme. ¡Vivo cansado, joder! Pero aún puedo batir un récord, y a lo mejor te vale: prometo ser la persona que más tiempo te mire a los ojos sin cansarse.

Ya veremos lo que hacemos luego.

 

Scouting For Girls – Blue as your eyes

When I showed you my hand I gave you my heart.

 

Anuncios

Would you go with me


A lo mejor me lo he pensado mejor y sí que quiero darte la mano siempre, en plan SIEMPRE, cogértela hoy y ¡hala!, hasta que el cuerpo aguante; y tengo que decirte que últimamente estoy entrenando mucho, así que es posible que el cuerpo aguante bastante. No es un problema, ¿verdad?
Prometo no apretar a no ser que me lo pidas, no pegar tirones y aprovechar cada vez que te despistes para hacerte caricias con el pulgar, porque soy así y mi pulgar está muy loco.

 

Josh Turner – Would you go with me

If i gave you my hand would you take it and make me the happiest man in the world?

Find you


Ve y arregla tus cosas: a mí me vas a tener toda la vida.
No era la primera vez que me lo decías, pero fue la primera que supe que iba en serio. Los enamorados siempre se hacen ese tipo de promesas, y nunca es cierto; por eso no te creí hasta que volviste a pronunciar esas palabras después de habérsenos roto el amor. Fue duro, el adiós, y me perdí. Me perdí tanto y tan fuerte, si es que se puede uno perder con fuerza, que acabé en un lugar que siempre había tenido claro que jamás visitaría. Y tú no estabas. No estabas porque es lo que tiene el adiós, que no es un hasta luego. Lleno de tu ausencia, dediqué mis días a perderme aún más, y cuando pensaba que ya no había retorno giré llorando una esquina y te vi de frente. Me habías encontrado. Otra vez.
Es lo que mejor hago: perderme, equivocarme, elegir mal; y no importa cuántas calles principales burle, que al final del callejón más angosto siempre me estás esperando tú con un mapa.

Leí ayer una leyenda oriental que cuenta que las personas que están destinadas a encontrarse se hallan unidas por un hilo rojo que conecta sus meñiques. Yo miro mis meñiques y no veo ningún hilo, pero estoy convencido de que si existiera y tirara de él serías tú quien arrastraría hasta mí.
Ten cuidado, que una de estas noches tiro: últimamente ando falto de abrazos y como tus brazos no hay otros.

Sé que aquí los papeles están claros: yo me pierdo, tú me encuentras; pero quiero que sepas que, aunque a mí me cueste saber dónde queda el norte y tú siempre estés en tu sitio, si algún día te descuidas y pierdes el rumbo echaré a correr y no descansaré hasta dar contigo. Quiero que sepas eso y que te quiero.

Zedd ft. Matthew Koma & Miriam Bryant – Find you

Yeah, you always make me go.