Hammers and string (A lullaby)


Que es demasiado real, que estoy muy lleno de todo y estoy bien, aunque no lo estoy. Finjo estarlo, pero eso debería bastar, ¿no? Todos fingimos; todos. Nada es real.

Nada.

Estoy muy lleno de todo, tan lleno y de tanto que siento como si no me fuera a caber mucho más, que estoy bien pero ahora mismo no sería capaz de aguantar un abrazo que durara más de tres segundos.

Estoy seguro de que si me aprietas lloro.

A lo mejor es eso lo que me hace falta: llorar, o el abrazo… o las dos cosas.
No lo sé, no me hagáis mucho caso: seguro que es la primavera; y total, es solo una fase.

 

Jack’s Mannequin – Hammers and string (A lullaby)

‘Cause lately I’m not dreaming, so what’s the point in sleeping? It’s just that at night I’ve got nowhere to hide.

Anuncios

I only want to be with you


Y si me resisto a reconocer que está todo perdido es porque aún no he soñado contigo, que yo sé como soy y sé que ese es el punto, que una vez pase eso no habrá nada que hacer, pero hasta entonces hay esperanza.

De momento me mantengo, nada grave, encontrando válida cualquier excusa para hablar de ti, pensando en esa risa algo más de lo que debería, no contando las horas pero poniéndome nervioso cuando solo son minutos. Y contando los minutos.

Es la primavera, ¿sabes? Que yo no soy así, que me da igual; que si me he pasado el día pensando en el roce de tu piel es porque es suave y a la gente le gustan las cosas suaves, y soy humano: nos atraen las cosas suaves igual que nos gustan las cosas que crujen.

En un momento dado nadie le dice que no a una bolsa de patatas… y ahora no puedo dejar de pensar en si crujes.

Y estoy deseando soñar contigo.

 

Shelby Lynne – I only want to be with you

‘Cause you’ve started something, oh, can’t you see that ever since we met you’ve had a hold on me?

 

Correcto


Definitivamente estoy al revés: tengo frío cuando la gente empieza a ponerse manga corta, me gana la nostalgia cada noche la batalla por el teclado como si fuera noviembre y mi cara está cada vez más roja. No me pongo rojo por vergüenza, que va a ser verdad que se pierde con los años, sino por lo de estar al revés: boca abajo la sangre se va acumulando, y aunque entiendo que debe haber un límite espero poder dar la vuelta antes de confirmarlo.

En general estoy bien, es primavera y es todo jijí, jajá y flores, pero por las noches me viene esto; el pasado, los fantasmas… como si mi vida me pasara por delante pero pasando por alrededor, y solo fragmentos concretos: cosas que no hice, cosas que hice mal.
Cada noche acabo preguntándome lo mismo: qué es mal, qué es bien… qué habría sido lo correcto.

Supongo que esa es la clave: lo correcto. Y no hay respuesta.

No me preocupan las dudas; ni siquiera la nostalgia o las noches en vela.
Me preocupa que no sea noviembre.

 

Jero Romero – Correcto

A veces tiene miedo a descubrir que sí, que a veces es correcto lo que opina sobre mí.