Heather


Por si sirve de algo, no era por ti que te odiaba: era por mí. Envidia, supongo. Uno crece creyendo eso de que si quieres puedes y luego la verdad es que no siempre. Imagínate si no, menudo desastre.
Yo quería, vaya que sí, pero no podía; y tú ahí como si la cosa no fuera contigo, lo mismo hasta sin querer, y pudiendo.
Y qué rabia.

Conan Gray – Heather

But then again, kinda wish she were dead.

Liability


Mi cuerpo está ahí, a tu lado, caliente simplemente porque está vivo; yo no. Si tuviera que elegir estar de algún modo sería ausente, aunque lo más seguro es que ni siquiera llegara a elegir, pues es difícil hacer algo cuando no estás.

Yo no estoy, o estoy poco. Soy consciente de lo que ocurre, de dónde estamos, de ti. Soy consciente de todo pero lo veo desde fuera, desde un lugar frío a pesar de que se empeñe el corazón en mantenerme la temperatura. No tengo ni idea de qué lugar es ese, pero se parece demasiado a un cementerio de ideas: todas muertas, probablemente de frío.

Veo mi cuerpo, se me hincha y se me deshincha el pecho, te veo a ti. Me buscas, me miras, me tocas, me besas. Yo respondo, a veces, poco. Algún suspiro inacabado, algún beso monosílabo. Y te vale.

Odio que te conformes con eso, que te parezca suficiente un hombre que está al dos por ciento. Te odio por valorarte tan poco, por no levantarte y dejarme sentado en ese banco. Te odio por no odiarme.

Permanezco inmóvil porque no sé dónde estoy, porque en terreno desconocido uno debe andar con pies de plomo, y yo que soy un pato prefiero quedarme parado. No quiero romperlo, o quizá sí, no lo sé, pero no está bien ir rompiendo cosas sin querer.

Mi cuerpo está ahí, a tu lado, caliente; ojalá estuviera yo.
Ojalá estuviera yo, de verdad, pero no así, no inerte.
Ojalá fuera capaz de mover las piernas a pesar del frío, de volver antes de que te cansaras.

Ojalá no hiciera siempre frío.

 

Lorde – Liability

Says he made the big mistake of dancing in my storm, says it was poison.

Issues


– Mira esto, es precioso – te dije con la labia propia de un virus de WhatsApp. Y te mandé el enlace.
– Lo odio – dijiste, y supongo que te diste cuenta enseguida de que quizá habías ido demasiado lejos-. No es que no me guste, pero es algo que he visto ya muchas veces.
– 
¿Acaso es menos bonita una rosa porque hayas visto un ciento?

Dijiste que sí.

Es la historia de mi vida, supongo, porque decir que es la primera vez que siento algo parecido sería mentir, y yo no miento; y supongo también que es verdad, que la belleza una vez llama la atención pero repetida satura; que hoy algo bonito es bonito pero mañana lo es menos, pasado quizá solo está bien y al final terminas odiándolo.
Así es como funciona todo, ¿verdad?

Soy muy cabezón, y la verdad es que me da igual si es así como el resto del mundo ve el mundo: yo me niego. Yo soy capaz de ver algo bonito a diario y emocionarme cada vez.
No concibo la vida de otra manera.

Probablemente solo sea un virus.

 

Walk off the Earth – Issues

‘Cause if you did, baby, I would judge you too.