Mess is mine


Deja que se te desordene la vida.

Sal a la calle sin peinar.
Cena helado.
Sáltate esa clase.
Deja la lavadora para mañana.
Ponte dos calcetines que no sean pareja.

¡Vive al límite!

Olvídate del reloj.
No contestes esa llamada,
ni ese mensaje.
Déjate el móvil en casa.
Sé egoísta de vez en cuando:
haz algo solo por ti.
Sal a bailar bajo la lluvia.

¡Disfruta!

Se vive una vez.

 

Vance Joy – Mess is mine

Do you like walking in the rain?

Anuncios

Destiny calling


Parece una tontería eso del destino, pero yo aquella noche tenía que girar hacia la derecha y no entendí bien el mapa; yo, que siempre me oriento a la perfección, que tengo un GPS integrado que nunca falla, que puedo perder los papeles pero jamás pierdo el norte.
Parece una tontería, pero en lugar de hacer lo que tocaba giré hacia la izquierda, e ignorante de mi error seguí caminando con la mirada hacia abajo, viendo en la pantalla de mi teléfono cómo ese punto azul que era yo se alejaba de esa línea azul que era el camino que debía seguir, y fue esa otra línea trazada entre mi giro equivocado y mi yo reducido a un punto la que describió esa ruta que algunos llaman destino.

Parece una tontería, pero mientras caminaba perdido en esos píxeles que me traía entre manos choqué, y supe cuando alcé la mirada que no lo era, pues no podía ser una tontería el destino si me había cambiado los polos para que diera contigo.

 

James – Destiny calling

Here we come, this is our destiny calling.

Contigo


Quédate con esa persona a la que veas siempre como la primera vez cada vez que la mires.
Quédate con esa persona que te haga sentir lo que siento yo cuando te miro.
Quédate contigo.
¿?

Eso es lo que me pasa, que echo a hablar sin rumbo cual adolescente embobado con la pantalla de su teléfono, salvo por lo del teléfono y lo de la edad, pero tú eres mi móvil. Por no querer perderme ningún mensaje soy incapaz de desviarte la atención, y no sé adónde voy, y bla bla bla, a lo loco, pero mientras te dure la batería para mí no existe el mundo.
El caso es que las pilas no se te acaban, y yo hace tiempo que no sé dónde vivo porque estoy siempre en tus ojos.

Quédate con esa persona a la que veas siempre como la primera vez cada vez que la mires.
No puedo saber si serás tú, pues desde que te vi no he mirado otra cosa: no hay manera de salir de esta primera vez.
Pero me quedo contigo.

 

Antonio José – Contigo

Ahora ya me ves rendido, hablándote al oído.