Vuelve


Te fuiste, otra vez, y me di cuenta de que había perdido la cuenta, de que lo habías hecho tantas veces que ya se había convertido en rutina. Nos acostumbramos a las cosas que se repiten, sí, pero eso no hace que todas las costumbres sean buenas.

Desaparecías sin decir nada, intentaba buscarte sin suerte y esperaba. Esperaba días, semanas, alguna vez hasta meses. Al final siempre volvías.
Volvías y eso era bueno. Estabas ahí, las cosas se parecían un poco a como eran antes y era como si jamás te hubieras ido… pero te habías ido.
Te habías ido y no me habías dicho nada, ninguna explicación de por qué, y mientras esperaba no podía evitar intentar encontrar esos motivos que era imposible que adivinara. Acababa siempre echándome la culpa, diciéndome que había sido aquello que había dicho o lo otro que había hecho.
Luego volvías. Y hasta te daba las gracias.

No todas las costumbres son buenas.

Al final solo te fuiste una vez.
Nunca llegaste a volver de verdad.

 

Andrés Suárez – Vuelve

Puedes quedarte con la playa y los abrazos. 

Anuncios

Si tú no vuelves


Aunque no necesitaras excusas para verme buscabas excusas para verme, como aquella vez que te dejaste los calcetines en casa. Te vi quitártelos, te vi tirarlos al suelo y te vi mirarlos de reojo mientras te ibas, no queriendo que me diera cuenta para que siguiera pareciendo un accidente. A lo mejor los veía, te recordaba que te los llevaras y entonces qué. Mejor disimular.

A veces necesitamos ese tipo de garantías que no garantizan nada. Nos tranquilizan, supongo. A veces nos olvidamos de que lo único que hace falta para volver son ganas de volver, y es como si creando un motivo fuera todo más fácil.
A veces basta con “olvidarse” unos calcetines.

Los vi mientras te ibas, solos, ofrecidos en sacrificio por un bien mayor. Pensé en avisarte, pero a lo mejor te los llevabas y entonces qué. No dije nada.

Así vuelve.

 

Miguel Bosé – Si tú no vuelves

Y cada noche vendrá una estrella a hacerme compañía.

Have a little faith in me


He vivido ya lo suficiente para darme cuenta de que no es verdad que la opinión de uno valga más que la del resto aun cuando se trate de su propia vida, que el “solo yo sé toda la historia” ni existe ni es un motivo de peso, que podemos conocer partes de la misma que nunca sabrán otros pero obviamos infinidad de detalles que esos otros sí ven.

He descubierto cómo identificar a esos otros, a esas personas que saben más de mi propia vida que yo mismo, a los que no ven la foto completa pero sí todos esos detalles que yo paso por alto cuando me pierdo en el todo; que a veces el bosque no me deja ver los árboles.

He aprendido a aceptar que me equivoco aun estando convencido de tener razón.
Si ellos dicen salta yo salto, y no hago preguntas. Ya no.

He vivido ya lo suficiente.

 

John Hiatt – Have a little faith in me

I said I will hold you up. I will hold you up.