Watch me read you


Soy incapaz de leerte, aunque no eres un libro, así que ¿de quién es la culpa?
Es una pregunta retórica: es mía; pero cómo iba a saber que no es posible si he aprendido a tocarte sin que seas un instrumento, si te pinto las mejillas y no eres un cuadro, si aunque no tengas pinta de móvil te hago vibrar.

Es confuso. Todo. Mucho.
Te he ido asimilando a conceptos y ha funcionado hasta ahora.
Y eras cada objeto.
Y eras cada forma de arte.

Me he convencido de que era posible que lo fueras todo y he querido que fueras poesía. A fin de cuentas poesía eres tú, ¿no? Y no, o no lo sé.

Soy incapaz de leerte.

 

Odette – Watch me read you

When will I learn?

Anuncios

Your body is a wonderland


Me gusta repetir películas, libros, canciones, viajes. Me encanta repetir viajes.
Disfruto volviendo una y otra vez a los mismos sitios, buscando nuevos rincones en lugares que ya conozco, sorprendiéndome al encontrar en cada visita algo por primera vez.
Me gusta ver cómo crecen las ciudades; verlas cambiar, evolucionar, adaptarse. Me gusta sumergirme en su rutina cada cierto tiempo, siempre la misma, siempre distinta.

Hay quien me critica, quien me dice que repetir un viaje no tiene sentido con tanto mundo por ver. Creo que no lo entienden, que no se dan cuenta de que solo la repetición permite apreciar los matices, que hace falta constancia para ver los detalles.

No me canso de repetir viajes.
Podría hacerlo siempre, ver los mismos sitios, enamorarme otra vez cada día. Hasta el final.

Pudiendo volar a ti no necesito más aeropuertos.

 

John Mayer – Your body is a wonderland

This is bound to be a while.

Ugly heart


De pequeño uno canta y no se preocupa del qué, pues lo importante no es el mensaje sino el hecho de cantar, que quien canta su mal espanta, que la música amansa a las fieras y en abril aguas mil.

De pequeño uno canta Mujer contra mujer como si le fuera la vida en ello, y le pone sentimiento, pero no la entiende. No se preocupa por entenderla. Repite palabras como repite lo que hay escrito en el libro de Conocimiento del Medio.
De pequeño uno canta por el placer, no para comunicar.

Luego uno crece y piensa, ¡coño!; pero no terminamos de aprender: seguimos juzgando libros por sus portadas, películas por sus trailers, personas por su aspecto y música por vete a saber qué, que ahí está el reggaeton.

Y a veces aún cantamos canciones enteras por una sola frase.

 

G. R. L. – Ugly heart

Your face is a work of art.