It’s time


Leí un libro que decía que no tener tiempo es una excusa. Habían hecho un experimento con un grupo de personas que no tenían tiempo para determinadas cosas, que querían pero no podían porque no les daba el día. A ese grupo de personas les habían dado más tiempo.

Un par de meses después, al comprobar los resultados, se sorprendieron confirmando que prácticamente todas las tareas que cada participante tenía en su lista seguían ahí, intactas, sin completar por falta de tiempo.

Sacad vuestras propias conclusiones.

Llevamos sin salir de casa una semana o dos, y aún nos queda. Nos están dando tiempo.
¿Lo estamos aprovechando? ¿Estamos tachando cosas de nuestra lista?
¿O nos limitamos a quejarnos y a hacer más de todo aquello que no nos dejaba tener tiempo?

Imagine Dragons – It’s time

And now it’s time to build from the bottom of the pit, right to the top

Bad poetry


No buscaba el amor, pero supongo que de algún modo esperaba encontrarlo. En ti, en ti, en ti.
Cada ti era un tú diferente, y en cierta manera diría que siempre el mismo.
Todos me preguntaban en algún momento qué es poesía, porque aparentemente ya nadie lee, y lo hacían mientras clavaban en mis ojos sus pupilas cuidadosamente envueltas en colores que sí, mayoritariamente eran tonos de azul. Me cago en Bécquer.
Lo triste es que poesía eran ellos, siempre, cada tú, y eso estaba mal, joder, que poesía no puede ser cualquier cosa.

No buscaba el amor, pero supongo que de algún modo esperaba encontrar a alguien que fuera poesía… hasta que me di cuenta de que no lo iba a hacer si seguía buscando en el saco de esa gente que no sabía qué era poesía. Ningún sentido.
Lo siento, Bécquer, esa rima está mal: si no sabe qué es poesía no puede serlo. Y ya está.

No buscaba el amor, pero supongo que de algún modo esperaba encontrar a alguien que me dijera que poesía soy yo.

 

Megan Nash – Bad poetry

A little something to remind you of me.

Watch me read you


Soy incapaz de leerte, aunque no eres un libro, así que ¿de quién es la culpa?
Es una pregunta retórica: es mía; pero cómo iba a saber que no es posible si he aprendido a tocarte sin que seas un instrumento, si te pinto las mejillas y no eres un cuadro, si aunque no tengas pinta de móvil te hago vibrar.

Es confuso. Todo. Mucho.
Te he ido asimilando a conceptos y ha funcionado hasta ahora.
Y eras cada objeto.
Y eras cada forma de arte.

Me he convencido de que era posible que lo fueras todo y he querido que fueras poesía. A fin de cuentas poesía eres tú, ¿no? Y no, o no lo sé.

Soy incapaz de leerte.

 

Odette – Watch me read you

When will I learn?