Fuck and run


Vencimos, y nos sentíamos enormes, joder.
Nos dimos cuenta de que decíamos mucho eso, de que quizá era demasiado joder, pero ¡joder! ¡Habíamos ganado! Uno no gana todos los días.

Por un momento nos sentimos invencibles, como si no hubiera nada que nos pudiera parar, y es que ¿acaso algo podía? Si corres mucho acabas alcanzando una velocidad a la que es posible que resulte imposible detenerte.
Nosotros habíamos corrido. Mucho. Muy rápido.
Quizá habíamos corrido demasiado, supongo, como el joder, y también hay una velocidad a partir de la cual ya no es posible pensar en nada más que en darle a las piernas. Se pierde el foco en el resto al enfocar la carrera, y qué borroso estaba todo, joder.

No es que no quisiéramos verlo, pero estábamos corriendo y no lo vimos. No podíamos.
Que no hace falta que te paren para que se acabe.

Que cada semana tiene un lunes.

Joder.

 

Liz Phair – Fuck and run

It’s fuck and run, fuck and run.

Anuncios

Bad poetry


No buscaba el amor, pero supongo que de algún modo esperaba encontrarlo. En ti, en ti, en ti.
Cada ti era un tú diferente, y en cierta manera diría que siempre el mismo.
Todos me preguntaban en algún momento qué es poesía, porque aparentemente ya nadie lee, y lo hacían mientras clavaban en mis ojos sus pupilas cuidadosamente envueltas en colores que sí, mayoritariamente eran tonos de azul. Me cago en Bécquer.
Lo triste es que poesía eran ellos, siempre, cada tú, y eso estaba mal, joder, que poesía no puede ser cualquier cosa.

No buscaba el amor, pero supongo que de algún modo esperaba encontrar a alguien que fuera poesía… hasta que me di cuenta de que no lo iba a hacer si seguía buscando en el saco de esa gente que no sabía qué era poesía. Ningún sentido.
Lo siento, Bécquer, esa rima está mal: si no sabe qué es poesía no puede serlo. Y ya está.

No buscaba el amor, pero supongo que de algún modo esperaba encontrar a alguien que me dijera que poesía soy yo.

 

Megan Nash – Bad poetry

A little something to remind you of me.

Déjenme llorar


Está uno a veces un poco de bajón por algo y enseguida aparece alguien que le dice “va, anímate, si en el fondo es una tontería”. “Ya, pero me jode”, responde uno, que normalmente no es tan malhablado aunque joder, o sea, sí.
“Piensa en otra cosa”, dice el alguien, y uno está tentado, porque es cierto y lo es, una tontería, pero ¿es esa la mejor manera?
Uno piensa que no.

Vale, el uno soy yo, ya sabes, ese famoso por sus buenas decisiones, por vivir la vida al límite, el de la estupidez, aunque oye: sobrevivo; no todos pueden decir eso.

Pensar en otra cosa es de cobardes: yo lo que hago es pensar en eso, más, mucho; hundirme a mí mismo en la miseria de mi propia tontería hasta que el drama es tan absurdo que cae por su propio peso. Y todo drama llevado al extremo es absurdo.
Y me río.

Es mi método, ¿vale?
Déjame llorar.

 

Carla Morrison ft. Leonel Garcia – Déjenme llorar

Déjenme llorar, quiero sacarlo de mi pecho.