HOLD ME TIGHT OR DON’T


Te dije que me abrazaras fuerte o no lo hicieras, que si la música se inspira en la vida no sé por qué no se iba a inspirar mi vida en una canción.
Y decidiste no abrazarme.

Es eso lo que pasa, ¿no? Dar opciones es precisamente eso.
– Mamá, ¿puedo ir?
– No.
Nos enfadábamos, sí, pero ¿de quién era la culpa?

A lo mejor vivimos toda nuestra adolescencia mal. A lo mejor habría bastado con cambiar esa pregunta por un Mamá, voy a ir. No lo sé; nunca lo sabré.
Ahora mamá dice siempre vale, le guste o no. Hacerse mayor es también eso.

Y decidiste no abrazarme.

Había dos opciones: una en la que ganábamos los dos y otra en la que solo ganaba yo.
Tú podías ganar o perder, y decidiste perder.
Todo esto me lo enseñó Kelly Clarkson.

Uno pesca hasta que tiene suficientes peces para comer y entonces para.
No pensamos en lo buenos que estarán los otros peces cuando ya tenemos la barriga llena.

Tú podías haber detenido esta pesca indiscriminada.

Y decidiste no abrazarme.

 

Fall Out Boy – HOLD ME TIGHT OR DON’T

And when your stitch comes loose I wanna sleep on every piece of fuzz and stuffing that comes out of you.

Anuncios

Fly away


Me asalta la inspiración cuando estoy trabajando.
Trabajas demasiado, pienso, lamentándome por pasar tantas horas en la oficina, por no estar nunca en casa cuando viene la musa, o por estar y no poder evitar que no sea más que esa visita que, aunque deseada, llega siempre cuando no tienes tiempo para atenderla.
Trabajas demasiado, pienso.

Luego tengo tiempo y no viene. Nunca.
No aparece cuando me siento dispuesto a escribir, cuando miro hacia otro lado mientras me observa de manera inquisitiva la página en blanco, que no hay mirada que intimide más que la suya.

La musa no sabe elegir el momento, o quizá es caprichosa y se esconde esperando a que el momento sea el menos adecuado.
La musa no quiere que me acostumbre a lo fácil.
A la musa le encanta arrollarme cuando estoy trabajando.

Trabajas demasiado, pienso, y quizá es eso.
A lo mejor lo necesito para inspirarme.
A lo mejor me hace falta atarme para echar a volar.

Trabajas demasiado, pienso.
Menos mal.

 

Lenny Kravitz – Fly away

I want to get away.

Love is all I got


Te dije que cualquier cosa podía servirme de inspiración, que podía coger, por ejemplo, la lámpara con forma de reno de aquel escaparate y darle vida, crearle una historia.
Si has leído la entrada de ayer sabrás que no mentía.
Lo que no te dije es que no siempre es así, que si en aquel momento sentí que podía hacerlo fue porque estabas a mi lado.

Hay gente que actúa como catalizador, y es algo que uno sabe desde el primer instante. Es como el amor a primera vista pero real.
De ti me enamoré a primera vista.

El amor, igual que zombis, vampiros y demás mitología, puede ser redefinido en función de las necesidades del narrador.
En mi historia el protagonista se enamoró de tu efecto, de sentir que podía darle vida a cualquier cosa con solo desearlo, de notar cómo volaba su mente sin recordar qué era el vértigo.
Nos venden que el amor tiene que ser eterno, o al menos duradero; que es un proceso largo, lento y crece despacio; que es una semilla que se cubre de tierra y se va regando con la esperanza de que en algún momento brote.
¿Y si fuera todo mentira y el amor durara un segundo?

Estamos dejando escapar trenes cada vez que no nos enamoramos, cada vez que no sentimos con entrega un momento por ser demasiado pronto.

De ti me enamoré a primera vista, le di vida a un reno y llené de magia mi cielo. No sé si te volveré a ver, pero ¿qué importa eso? Siempre tendré las estrellas.

 

Feed Me & Crystal Fighters – Love is all I got

Only love in my life.