Correr, pero a dónde


Corría sin prisa, porque tenía que llegar aunque no estuviera segura de si quería.
No podía arriesgarse a que le dijeran que no había puesto de su parte.
No podía fallar.

Fallar… pero a quién.

Era la batalla de siempre:
lo que estaba bien contra lo que tenía dentro,
ella contra el resto,
la cabeza contra el corazón.

Ella contra ella.

Era su cabeza contra su corazón, y ahí no podía echarle la culpa a nadie más.
Corría, y en ningún momento se había planteado parar, aunque corría despacio.

Pudo haber llegado antes, pero es que a veces hay que llegar tarde.

 

Zetazen – Correr, pero a dónde

La eterna cuenta atrás empieza en doce.

Anuncios

20:17


Y si los sueños son indicación de algo anoche pasó, ya sabes, algo; tan real que ahora mismo dudo de todo, que lo que tiene más sentido es que esto sea el sueño, que esté dormido a tu lado soñando que no te tengo porque tengo miedo, porque soy un inseguro, porque ni siquiera sé soñar.
Tiene sentido si lo pienso, y me asusta pensar que no sé cuánto tiempo llevo dormido, que hace mucho que no escribo, no como antes, no con ganas. Eso solo puede ser parte de la pesadilla.

Si los sueños son indicación de algo el de anoche fue de que estaba despierto.

 

Ólafur Arnalds & Nils Frahm – 20:17

Hombre en el espejo


Alguien ahí fuera está viviendo la vida que podrías estar viviendo tú si nunca hubieras dicho ese No puedo, si hubieras ido solo un poco más allá, si no te hubieras dejado frenar por el miedo.

Alguien ahí fuera está andando los pasos que podrían estar llevándote a destinos con los que te conformaste con soñar.

Alguien está viviendo tus sueños.

Alguien ahí fuera está aprovechando tu falta de decisión, tus dudas, tu inseguridad. Alguien avanza cada vez que tú te quedas quieto. Y avanza mucho.

Alguien ahí fuera se está comiendo todo lo que dejas en el plato.

¡Déjale las sobras!

 

Taxi –  Hombre en el espejo

No soy capaz de aguantar su mirada.