Normal person


Hay gente que se siente normal todo el tiempo. En serio.
Y yo en ese frase no soy capaz de encontrar nada que me encaje.

Nunca he tenido claro qué es ser normal. He tenido ideas, siempre basadas en cualidades que me faltaban o veía en otros (más normales que yo), pero nunca una definición clara. No me atrevo a afirmar que soy algo que ni siquiera sé definir.

No soy capaz de sentir lo mismo durante más de cinco minutos. No sé si será normal, pero mis sentimientos van montados en estrellas fugaces: apenas los has visto y ya no están. El hambre es la excepción, que de ir montada en algo iría en caracoles con un pésimo sentido de la orientación. Siempre está ahí, todo el tiempo, como la normalidad de esa gente que se siente normal todo el tiempo.

Porque hay gente que se siente normal todo el tiempo.
Y yo ni siquiera sé si me considero gente.

 

Arcade Fire – Normal person

Is anything as strange as a normal person?

Anuncios

Late to the party


Las mejores fiestas que recuerdo son aquellas que me he perdido,
esas a las que he llegado cuando ya habían encendido las luces,
cuando sonaban las lentas o ni siquiera eso.

De las mejores fiestas que recuerdo solo compartí el final con aquellos que fueron:
el resto del tiempo lo pasé contigo,
perdidos en buscar excusas para entretenernos,
corriendo sin prisa hacia donde no era,
bailando canciones que no sonaban,
sintiéndonos más dentro mirando desde fuera que esos locos que creían vivir el momento.

En las mejores fiestas que recuerdo cambiamos alcohol por aire fresco, cuerpos por árboles, neones por estrellas, música por suspiros, gritos por roces…
Siempre había tiempo, cinco minutos más para otra locura y otros cinco.

Contigo siempre era pronto para llegar tarde.

 

Kacey Musgraves – Late to the party

And who needs a crowd when you’re happy at a party for two?

It is what it is


Contigo podía tumbarme a mirar las estrellas.
Nada de cómo ha ido el día. Nada de en qué estás pensando. Nada de qué te apetece hacer ahora.
Me apetecía tumbarme a mirar las estrellas, y me apetecía siempre.
Contigo podía hacerlo.

Es sencillo hasta decir basta, pero poca gente lo entiende. Poca gente disfruta los silencios, sobre todo los compartidos.
Uno puede estar bien en silencio cuando está solo, pero eso es lo fácil; lo complicado es estar cómodo en un silencio a medias.
Yo nunca he estado más a gusto que callado a tu lado.

Podíamos pasarnos horas así, contemplando el firmamento sin siquiera abrir la boca.
¡Mira aquella qué hermosa es! ¡Mira esa otra cómo brilla!
Nadie que pasara a nuestro lado habría oído una sola palabra: habríamos sido a sus ojos solo dos locos con un montón de problemas, seguramente enfadados, incapaces de hablarse.
Podríamos haberles dicho que los locos eran ellos, con sus palabras, con sus gestos, con sus inseguridades. Podríamos de no haber estado ocupados en no decirnos nada, en vivir esa conexión que uno solo encuentra una vez en la vida.

Nunca he vuelto a estar callado de ese modo.

Contigo podía tumbarme a mirar las estrellas.

 

Kacey Musgraves – It is what it is

We don’t have to talk. You don’t have to stay.