Our house


Todo el mundo sabe que cuando estás buscando piso no puedes quedarte con el primero que ves, que eso no es buscar de verdad sino conformarte y uno no llega lejos siendo un conformista.
Cuando estás buscando piso tienes que ver uno tras y otro, y solo cuando ya has visto los suficientes (¿diez?, ¿veinte?, ¿más?) puedes empezar a tomar decisiones.
Hacerlo antes sería una locura.
Todo el mundo lo sabe.

Todo el mundo sabe también que si un piso merece realmente la pena va a durar poco en el mercado, que no va a estar esperándote a ti porque un piso no espera. Un piso es, a lo sumo, parte de una manzana; nunca pera.

¿Qué sentido tiene ver los primeros pisos entonces? Aún no has visto los suficientes como para poder elegir uno de ellos y cuando ya lo hayas hecho será tarde, y no puedes saltártelos porque entonces los siguientes serían los primeros.
En ningún otro contexto fue tan cierto aquello de que los últimos ya sabéis.

¿Deberías asegurarte de que los primeros pisos que ves no merecen la pena o es hacer trampa?
¿No sería más fácil dejar de escuchar a todo el mundo?


Esta entrada no habla de pisos.

 

Madness – Our house

Something tells you that you’ve got to get away from it.

Anuncios

Take on the world


Quiero que te vaya bien, ya sabes, eso que tienes entre manos, tus planes de comer perdices con él; y al mismo tiempo quiero que fracases estrepitosamente, que te estrelles, que caigas tan fuerte que no seas capaz de levantarte sin pedir ayuda.
Soy un ser despreciable, ¿verdad? Pero él también, probablemente más, y ya que no existe la perfección, ¿no es lo más sensato quedarse con lo menos malo? En política lo hacemos así, así que yo que tú lo intentaba, aunque sin presión, que fluya, que no me importa esperar: nací para ser plan be… y nunca ha habido un primer plato memorable.

 

You Me At Six – Take on the world

Just say the word, we’ll take on the world.