Listen to the rain


Supongo que cuando te acostumbras a algo es normal echarlo de menos cuando no está, aunque sea malo, como una especie de síndrome de Estocolmo.
Supongo que pasa, que es normal, que no soy raro. 

Supongo que ya me había acostumbrado a inviernos tristes, al frío, a dejar que me calara y dejarme llevar. Supongo que había hecho de eso mi definición de lo que es un invierno.
Supongo que supuse que invierno era estar triste, y ya me iba bien.

Hace frío, aunque supongo que un poco menos de lo que quizá debería; y llueve, aunque no parece que suficiente; y es de noche. Parece que este invierno siempre es de noche, que a alguien se le ha olvidado encender la luz.
Aun así nada.

Estoy en penumbra en mitad de la calle, mal alumbrado por una farola que me guarda la distancia, escribiendo estas líneas con dedos que se escurren por la pantalla camuflados entre gotas de lluvia, y no siento nada.
Como si no fuera invierno.
Como si no fuera yo.

Evanescence – Listen to the rain

It’s just too hard to say goodbye

Me fui


Nunca tengo miedo de irme, pero cada vez que lo hago me aterra la idea de no poder volver. Aprendí a tirar migajas para marcar el camino, pero los niños gorditos las tiramos con una mano y las cogemos con la otra. Aprendí también que con la comida no se juega.

Si uno quiere volver tiene que irse, y ¿no nos vamos a veces solo por eso? Nos da igual adónde o cómo: nos vamos para volver, que una estancia permanente no tiene impacto y aquí todos somos muy de querer dejar huella.

Me fui o me he ido, no lo tengo claro, y ojalá, porque si supiera en qué tiempo escribirlo sabría dónde estoy. ¿Sigo por ahí? ¿He vuelto ya?

 

Bebe – Me fui

Me fui pa’ volver de nuevo.

She is poetry


¿Qué es poesía?, dices mientras apoyas tu mano sobre mi hombro y me sonríes.
Poesía es la forma en la que me miras, respirar el aire que se escapa de tus labios cuando hablas, no mirar el reloj y saber que no se está moviendo, que estamos suspendidos en el tiempo y que todo flota a nuestro alrededor.
Poesía es volar sin extender las alas, elevarnos sin despegarnos del suelo, ver todo desde muy lejos aun estando cerca, pues no sabemos estar cerca del resto cuando lo estamos el uno del otro.
Poesía es que sea este nuestro día a día, que a ti también te apasione Bécquer y que cada noche apoyes tu mano en mi hombro, me sonrías y me preguntes ¿qué es poesía?
Responderte ¿y tú me lo preguntas? es poesía.
Poesía eres tú.

 

Benjamin Gustafsson – She is poetry