Have a little faith in me

He vivido ya lo suficiente para darme cuenta de que no es verdad que la opinión de uno valga más que la del resto aun cuando se trate de su propia vida, que el «solo yo sé toda la historia» ni existe ni es un motivo de peso, que podemos conocer partes de la misma que nunca sabrán otros pero obviamos infinidad de detalles que esos otros sí ven.

He descubierto cómo identificar a esos otros, a esas personas que saben más de mi propia vida que yo mismo, a los que no ven la foto completa pero sí todos esos detalles que yo paso por alto cuando me pierdo en el todo; que a veces el bosque no me deja ver los árboles.

He aprendido a aceptar que me equivoco aun estando convencido de tener razón.
Si ellos dicen salta yo salto, y no hago preguntas. Ya no.

He vivido ya lo suficiente.

 

John Hiatt – Have a little faith in me

I said I will hold you up. I will hold you up.

Destiny calling

Parece una tontería eso del destino, pero yo aquella noche tenía que girar hacia la derecha y no entendí bien el mapa; yo, que siempre me oriento a la perfección, que tengo un GPS integrado que nunca falla, que puedo perder los papeles pero jamás pierdo el norte.
Parece una tontería, pero en lugar de hacer lo que tocaba giré hacia la izquierda, e ignorante de mi error seguí caminando con la mirada hacia abajo, viendo en la pantalla de mi teléfono cómo ese punto azul que era yo se alejaba de esa línea azul que era el camino que debía seguir, y fue esa otra línea trazada entre mi giro equivocado y mi yo reducido a un punto la que describió esa ruta que algunos llaman destino.

Parece una tontería, pero mientras caminaba perdido en esos píxeles que me traía entre manos choqué, y supe cuando alcé la mirada que no lo era, pues no podía ser una tontería el destino si me había cambiado los polos para que diera contigo.

 

James – Destiny calling

Here we come, this is our destiny calling.

Turn back time

Volvimos atrás en el tiempo para cambiar las cosas, sabiendo las respuestas a todas esas preguntas que aún nadie se había planteado, conociendo las consecuencias de cada acto, de cada error. Volvimos atrás en el tiempo porque el 2017 se nos hacía insostenible, y una vez allí aprendimos que el pasado es incapaz de mirar hacia delante.

Sabíamos todo lo que iba a ocurrir: cada desastre, cada tragedia. Tratamos de advertirnos, pero nos dimos cuenta de que no éramos capaces de escucharnos, de que solo íbamos a entender un error como tal cuando ya lo hubiéramos cometido, de que hasta entonces seguiríamos pensando que aquellos que decían tener las respuestas no tenían nada más que una actitud lamentable.
¡Qué tontos éramos en el pasado!

No quisimos rendirnos, convencidos de que con algo más de tiempo nos escucharíamos, y cada día volvíamos a predicar incansables. Sin embargo un día llegamos desde 2019, visiblemente alterados, y nos dijimos que teníamos que volver ya, que aquel viaje al pasado desde 2017 había terminado de destruirnos, que el mundo se había convertido en un lugar inhóspito y esta vez de verdad, y todo había sido culpa nuestra.
No quisimos escucharnos porque no tenía sentido, porque si el plan no había funcionado era porque aquellos del pasado no habían querido escuchar, pero íbamos a hacerlo mejor, con más ganas: íbamos a conseguir cambiar las cosas.
¡Qué negativos son estos del futuro!

Fuimos volviendo atrás en el tiempo cada dos años.
Nunca cambió nada.

 

Aqua – Turn back time

Claim your right to science. Claim your right to see the truth.