Can’t stop


Que alguien me diga cuándo parar porque no sé, no puedo.
Entiendo que hay que hacerlo, que todo se acaba,
y nosotros,
y qué sentido tiene esperar a que nos pare otro;
pero no, no soy capaz.

Soy el último en todos mis grupos de WhatsApp, y esa es mi vida.
Nunca me voy. Por si acaso.
Aunque sea evidente.

No sé cuándo decir basta.

 

Miley Cyrus – Can’t stop

We run things, things don’t run we.

Anuncios

When we’re together


No te echo de menos, ni te pienso, ni me acuerdo de ti cuando no estás. Esta es la excepción, aunque podría decirse que estoy escribiendo sin pensar.
Siempre escribo sin pensar.
Esta podría ser la excepción aunque no debería contar demasiado.
El resto del tiempo nada.

Luego estás y solo estás tú, y quizá solo me parece raro porque antes no era capaz de entenderlo, que no puedes vivir el momento cuando el momento no está pasando, y para qué intentarlo.

No me buscas o no lo parece, y yo tampoco, todo muy casual, pero acabamos juntos. Cada vez.
Supongo que quizá quiere decir algo, que quieres o quiero o queremos decir algo, pero qué más da: ahora no puedo vivir ese momento.

No te echo de menos. No te pienso. No me acuerdo de ti cuando no estás.
Pero a veces estás.

 

Joshua Radin – When we’re together

You are the only one and we’ve just begun.

Be with you always


Estar, verbo que cuenta con con 28 acepciones en la RAE y aún no me queda claro. Quizá sea precisamente por eso: ¿no era lo bueno, si breve, más fácil de entender? Tampoco sé que es breve, pero estoy bastante seguro de que 28 no.

Estar, prácticamente un comodín, fácil de decir, difícil de hacer. Es muy complicado hacer algo que no entiendes, o a lo mejor es sencillo por eso, porque al no entenderlo uno no puede darle demasiadas vueltas y lo hace sin más: estar sale solo; y no sé qué es pero estoy contigo.
Siempre.

 

Mighty Oaks – Be with you always

Give me your fire and I’ll give you my all.