We might fall


Quiero pensar que estar otra vez en el punto de partida no significa haber vuelto atrás, que esto no es un círculo cualquiera sino el puto Monopoly. Quiero pensar que en una de estas vueltas será solo el Monopoly, sin el puto, pero no esta vez.
Quiero pensar que lo bueno de vivir en círculos es que cada cierto tiempo volvemos a algo conocido, a nuestra casilla de salida.
Y cobramos de nuevo.
Y sabemos algo más.
Y hemos crecido.

Quiero pensar, y eso ya debería ser suficiente, que hay quien no quiere, y joder, ¿no se trata de intentarlo? Lo intento, lo juro, en serio.
Y nada.

Ni cobro. Ni sé más. Ni crezco.

Quiero pensar, pero es que a veces no puedo. Escribo esto con 33 pero podría haberlo hecho con 26 o con 14 o incluso antes. Quiero pensar, pero joder, ¿y si no? Que a lo mejor dejé de hacerlo con 26 o con 14 o incluso antes, que si no pienso nada nuevo quizá no estoy pensando; solo recuerdo.
Y no existo.

Descartes.

Quiero pensar que no soy eso, la carta que sobra de tu mano, el tres de corazones que no te encaja en ningún sitio. Quiero encajar, joder. Quiero gritar y no puedo, que antes joder siempre iba entre exclamaciones.
Y ahora nada.

Quiero pensar que cogeré una carta de Suerte que no será de hacer reparaciones, que me ayudará a ser capaz de sorprenderte y yo qué sé, que me prestes tus signos de admiración.

Quiero pensar que aunque sea para soñar aún valgo.

Quiero pensar que una de estas vueltas la damos de la mano.

 

Ghastly ft. Matthew Koma – We might fall

Could you come a little closer but still keep your distance?

Anuncios

Pocket full of dreams


Me pasaba mucho de pequeño en sueños que encontraba una moneda, y luego otra, y luego otra. Me pasaba tan a menudo que a las tres monedas ya me daba cuenta: descubría que estaba en un sueño y se me iba de golpe la ilusión.

Hay gente que dice que no le pasa, que no sabe que ha estado en un sueño hasta que se ha ido, pero en mi caso lo raro es no descubrirlo. Siempre hay algo que lo delata, algo fuera de lugar. Me doy cuenta e intento agarrarme al sueño todo lo que puedo, pero suelo poder poco.
Es horrible descubrir que el que está fuera de lugar eres tú, y lo que viene después es pura agonía.

Desde hace un par de semanas cada día encuentro una moneda.
Cada día.

 

Hedley – Pocket full of dreams

I never found a shooting star and there’s holes in my jeans.

Que lloro


Nos movemos en un mundo de probabilidades: la probabilidad de que mañana llueva, de que nos toque la lotería, de que sientas lo mismo que siento yo… y el peligro de esas probabilidades es que nos da igual el número, porque mientras algo no ocurre puede ocurrir lo contrario.

El cielo está gris, oigo truenos y el hombre del tiempo ha anunciado un 90% de probabilidad de lluvia, pero hasta que no me caiga encima la primera gota seguiré pensando que todavía es posible llegar seco a casa.
Y podría tocarme la lotería.
Y quizá me quieras.

Luego siempre cae una gota, y otra y mil más.
Luego siempre va el décimo a la basura, partido en dos por si acaso ha habido un error, lo tiro entero, alguien lo encuentra, lo cobra y vive una vida que era para mí (no os riáis, que la probabilidad de que esto ocurra no es para tomársela a broma).
Luego siempre lo veo rodeándote con sus brazos mientras tú sonríes y lo miras y eres feliz.

Ese podría ser yo, y sonreirías más y serías más feliz, pero si no me toca la lotería me vas a tocar tú; y a ti no puedodebo partirte en dos. Pero las gotas siempre caen.

 

Leonel García, Carla Morrison – Que lloro

La vida me dijo a gritos que nunca te tuve y nunca te perdí.