The blues


Existen infinidad de mundos dentro de este: mundos compartidos, mundos personales, mundos que se crean y se destruyen a tal velocidad que apenas inclinan la balanza.
Cuando hablamos del mundo, ajenos a los demás, hablamos solo del nuestro.
Se está cayendo el mundo constantemente sin que cambie nada, porque un mundo no es nada para el mundo.

Se estaba cayendo el mundo, mucho y muy fuerte. Supongo que es cosa de la edad, pero me cuesta cada vez más soportar sonidos estridentes, y ese es el tipo de ruidos que provoca el mundo cuando se cae.
Se estaba cayendo mi mundo y lo único que hacía yo era mirar el móvil.
¿Por qué no corrías?, estarás pensando. Si el mundo se cae lo suyo debería ser buscar refugio. Eso es precisamente lo que estaba haciendo: buscar refugio. Tu refugio.

Se dice que hay palabras que protegen, que curan, lo que sea. Yo quería esas palabras. Quería que te dieras cuenta de que mi mundo se estaba yendo a la mierda y llamaras o escribieras para decirme que todo iba a salir bien. Quería que tú fueras mi refugio y que vinieras a mí. Y no venías.

No estaba solo en absoluto, pero era como si quisiera estarlo, con esa actitud infantil de rechazar todo aquello que no es lo que has dicho que quieres, aunque sea mejor. Ahí estaba toda esa gente sosteniendo el techo con sus manos mientras yo miraba un teléfono que no sonaba sumido en la desgracia de estar solo.
Temblaba mi mundo y se tambaleaban con él otros tantos, pero yo solo podía ver que el tuyo no se movía, que nuestros mundos no se tocaban en ningún punto y por qué no estás aquí.

No sé por qué hice eso, por qué a veces hacemos eso. No entiendo por qué le damos importancia a quien no está y no miramos a quien sí lo hace.
Luego nos sorprende que se venga el mundo abajo.

 

Switchfoot – The blues

It’ll be a day like this one when the world caves in.

Anuncios

10 respuestas a “The blues

    1. ¡Por supuesto que no lo es! Y al mismo tiempo sí, porque se puede estar físicamente sin estar, ¿o no notas tú que tienes a gente en algún rinconcito dentro? ¡Buenísimas noches!

      Me gusta

  1. Exactamente, así es… 😊
    Quiero un abrazo, pero creo que me quedaría frita apoyada en tu hombro jajajajajaja… ¡Tengo taaaanto sueño!!!
    Muy buenos días. 😁

    Le gusta a 1 persona

  2. Miles de veces pasa eso. Miramos a quien no nos mira y no miramos a quien sí. Es la vida. ¿Qué le vamos a hacer si no nos gusta alguien, carajo? Entonces todo sería más sencillo y al Señor Dios le gusta complicarnos la vida…¿O no es al Señor Dios? Tal vez sea a nosotros mismos que nos gusta complicarnos… ¿Quién sabe?

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo creo que somos nosotros, y no hablo ya solo de amor: ¿por qué si tenemos a diez personas preocupándose por nosotros nos fijamos en quien no lo está haciendo? ¿Por qué si veinte personas se acuerdan de nosotros en nuestro cumpleaños pensamos en aquella persona que no nos dijo nada?
      No le damos valor a lo importante.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s