Into the ocean


Los domingos son para descansar, para tirarse en el sofá y agonizar lentamente hasta la llegada del lunes, y en esas estaba yo cuando he sentido una fuerza. No hablo de nada paranormal, pero juro que he notado algo, una especie de impulso que me decía que lo que estaba haciendo no estaba bien, que debía estar en otra parte.
Se me da mal ignorar las cosas que siento, así que me he levantado, me he puesto las zapatillas y he salido de casa. Esa extraña fuerza me instaba a correr, cosa que he hecho como si no hubiera un mañana, a pesar de lo difícil que resulta ignorar el mañana cuando se trata de otro lunes.
¿Qué hacemos? ¿Dónde vamos? ¿Por qué ahora? Pero las fuerzas no hablan.

Al llegar lo he entendido todo, y creo que si mis piernas se han parado en seco es porque lo ha hecho mi corazón primero.
He escrito muchas veces sobre cómo te miro y tiemblo, sobre cómo me pierdo en tus ojos azules que me recuerdan al mar, y quizá sea precisamente eso. Tampoco te quiero tanto: de quien estoy enamorado realmente es del mar, y si tú me gustas es porque lo veo cuando te miro. De alguna forma es bonito, pero para mí no eres más que una ventana.
Nadie se enamora de una ventana. Nadie se merece ser una ventana.
Ni siquiera las ventanas, aunque ellas no pueden evitarlo.

Me he quedado mirando el mar como si no hubiera un mañana, y no sé si realmente lo habrá o no, porque en cierto modo creo que sigo allí, que en verdad hoy no he llegado porque nunca me había ido, que vaya donde vaya nunca seré más que mar.
Y no puedo quererte porque el agua lo único que sabe hacer es fluir.

 

Blue October – Into the ocean

Sometimes it feels just like I’m falling in the ocean.

Anuncios

9 thoughts on “Into the ocean

  1. Donde estoy no puedo ver el mar… ¿Sabes lo que es un isleño sin mar? Sí, lo sabes. Nada. Cuando hablas del mar, me llevas, me transportas… Gracias, Ztita… Yo también estoy enamorada del mar, de mi mar, de mi mar azul, azul turquesa, azul marino, azul profundo, azul casi negro… azul, azul, azul…

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo en mi día a día tampoco lo veo, pero sé que lo tengo ahí y eso es suficiente, saber que en cualquier momento me echo una carrera y lo alcanzo. He vivido algún tiempo alejado y es horrible, así que mucho ánimo, y recuerda que aquí siempre tendrás un trocito de mar, no del tuyo pero de otro que igualmente te siente suya.
      ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s