Wish you were here


Si la vida fuera estar de pie viviría siempre inclinado hacia delante, cinco grados, diez; no demasiado pero nunca recto.
Vivo siempre pensando en el siguiente paso, en qué vendrá luego. Incluso en las contadas ocasiones en las que mi cabeza está en el mismo lugar que mi cuerpo no logro apartar la vista de cuándo acabará el ahora.
Vivo siempre hacia delante.

Caminaban mis piernas arrastrando al resto de mi cuerpo el otro día, a todo mi cuerpo salvo a mi cabeza; ya sabéis, ella suele estar en otra parte. Caminaba inclinado mis cinco o diez grados. Con esa cabeza que llevo de adorno vi algo en el suelo: una tarjeta. En el centro de un rectángulo blanco había dos filas de letras negras que no alcanzaba a leer desde mi posición.
Me detuve, me agaché, recogí la tarjeta y leyéndola me puse en pie.

You are here now.png

Estás aquí ahora. Eso es todo lo que importa.

Ni diez grados ni cinco, ni siquiera dos. Como por arte de magia, por primera vez en mucho tiempo, mi cuerpo era perpendicular al suelo.
Miré a mi alrededor, a mi ahora. Fue como abrir una puerta a un mundo que si bien no era nuevo no parecía haber estado ahí un segundo atrás, un mundo al que yo mismo le había cerrado la puerta con mi manía de vivir hacia delante.

Los grandes cambios nacen siempre de algo pequeño: de un detalle, de un gesto, de una frase. Guardé la tarjeta en mi bolsillo y seguí caminando inclinado cero grados, sonriéndole con orgullo al presente.

He vuelto.

 

Rasputina – Wish you were here

We’re just two lost souls swimming in a fish bowl, year after year.

Anuncios

7 thoughts on “Wish you were here

  1. Es verdad que alguna que otra vez es inevitable mirar hacia delante pero piensa que estás empezando a levantar el pie y aún sin ponerlo en el suelo ya estas pensando tres pasos delante. Y si te da un calambre, o si te da por ir de lado, o pararte, o por dar cinco pasos de golpe??? Si lo miramos así no tendría mucha lógica… 😛
    Aunque lo que menos me convence de esos cinco/diez grados es que igual no te dejan disfrutar del momento, ¿no?… Y creo que hay momentos que valen mucho la pena como para dejarlos pasar.
    (Lo de la cabeza de adorno nada de nada).
    Sigo…
    Lo de que los cambios nacen de algo pequeño no puedo estar más de acuerdo contigo, los cambios y todo en general a pasitos (ese es uno de mis propósitos de este año y he empezado decidida).
    Sea como sea lo importante es que gracias a la tarjetita desaparece esa inclinación (al menos permanente que alguna que otra vez no está mal del todo mirar por delante), sonríes y se abre la puerta.
    Y hablando de abrir… ¿cómo tienes la ventana? 😛

    Descansa mucho mucho mucho mucho y mañana cuando te despiertes, los pies al suelo y una super sonrisa que así pasa antes el día y yo te espero con un abrazo grande llenito de ánimos. 😊

    Le gusta a 1 persona

    1. El resumen era precisamente ese: hay que vivir el presente, aunque el presente sea volver a la oficina… Todo tiene su lado bueno, ¿no? Será cuestión de buscárselo. Y con un abrazo tuyo la búsqueda de hace más llevadera.
      ¡Buenos días!

      Me gusta

  2. Ya me estaba preocupando, te ibas a jorobar… Me alegra que hayas vuelto al presente. No hay por qué andar de prisa, mi vida. De todos modos la vida pasa muy rápido y cuando vengas a ver vas a estar viejito… No tengas prisa. Que bueno que encontraste esa tarjeta y andas derechito, en el aquí y ahora. Besitos derechitos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s