Skylights


Al principio, cuando aún no existían estrellas ni lunas, cada vez que caía la noche se tornaba el cielo de un negro absoluto. La diferencia entre la fauna de entonces y la actual era abismal, pero si por aquello de abreviar tuviera que quedarme únicamente con una especie elegiría, sin duda, al reno luminoso.
Como su nombre indica era un reno, idéntico a los de ahora salvo por su piel, blanca y brillante. Era como una enorme bombilla en forma de reno; muy navideño todo, a pesar de no haberse inventado aún el concepto. Desconozco qué comía, cables supongo, pero fuera lo que fuera que me pongan dos platos: mataría por ser tan hermoso como lo era el reno luminoso.

Mataría como expresión, ya sabéis, aunque por desgracia en este mundo siempre ha habido gente literal hasta el extremo. ¿Os hacéis una idea de lo codiciada que era la piel de aquel animal?

Mucho antes de que lo hiciera Heidi ya saltaban los renos luminosos alegres por las montañas nevadas. Corrieron felices durante un tiempo, mas varias alfombras brillantes después descubrieron que aquella paz había llegado a su fin.
Se dedicaron a huir desde entonces, a intentar pasar desapercibidos, pero es imposible ocultarte mucho tiempo cuando brillas.

Vivían escondidos, sumidos en un miedo constante: a salir, a correr, a jugar… a vivir. La condena de ver como cada noche había algo menos de luz en su refugio terminó por apagar su sonrisa.

Cayeron uno a uno hasta que solo quedó él, el más joven, aunque con la edad suficiente para ser consciente de la inminente aniquilación de su especie.

Sintiendo próximo el fin, esperó a que la noche tiñera de negro el cielo y salió de su escondite. Corrió como lo había hecho junto a su familia al principio, cuando el mundo era tranquilo, cuando todos eran felices y la palabra libertad aún tenía un significado. Saltó pintando por momentos el manto negro que lo cubría todo, cada vez más alto, cada vez más brillante. Volvía a ser feliz, tanto que no escuchó cómo se amartillaba aquella escopeta.

Había llegado tan arriba que por un instante sintió que era capaz de volar, y en parte tenía razón, pues no llegó a bajar: la bala lo alcanzó en el punto álgido de su mejor salto.
Estalló su cuerpo en infinitos pedazos, diminutos, que salpicaron de inmediato el firmamento adornándolo como si de un lienzo se tratara.
Fue su fin, y fue triste, pero de algún modo fue de esos finales que no acaban nunca.


Las llamamos estrellas porque tripas de reno luminoso suena feo.
Lo de la Luna ya os lo cuento otro día.

 

Say Lou Lou – Skylights

We gotta keep on moving to stay strong.

Anuncios

10 thoughts on “Skylights

  1. Eso de suponer q comía cables me a gustado taaanto jijiji
    Ohhh Heidiii, yo la veiaaaaaaa “Yo nunca he sabido silbar y siempre he querido hacerlo como Pedro. 😁
    Esto del reno es una mezcla de sentimientos ehhh!!! Que es muy bonito lo de salir, correr, saltar, vivir, dar luz al cielo. Pero no lo es tanto la parte que se va quedando solo…
    Si tuviera que resumir lo que pienso de la entrada te diría que a sido igual de surrealista como de bonita, no se me hubiera ocurrido nunca y me encanta la idea…
    Tengo un montón de ganas de que cuentes lo de la luna!!! Quiero ya!!! 😛
    ¿¿¿Y sabes lo que te digo??? Que si te asomas a la ventana entre alguna que otra pieza despistada que falta por caer de ese “puzle que somos”, entre las estrellas que son trocitos de un precioso reno luminoso “lo de las tripas no lo veo 😉” y el puente de paraguas podrás ver un cielo realmente genial y precioso.
    Pero cuando termines de mirar no cierres que mi abrazo va de camino… 😉😛
    Que descanses mucho, buenas noches!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Siempre había sabido que el cielo estaba lleno de cosas increíbles, pero ahora que sé que también tiene abrazos tuyos ya es perfecto.
      ¡Un abrazo de buenosdías!

      Me gusta

  2. Me has hecho llorar… ¡Qué historia hermosa, maravillosa y dolorosa! ¿De dónde sacas tanta poesía? Esta, aunque me dolió, porque me dolió mucho imaginarme ese animal que describes con tanta luz asesinado, es tal vez de lo más lindo que he visto en tu blog. ¡Chanfle! Que me has hecho llorar de emoción…

    Le gusta a 1 persona

    1. Chanfle es una palabra de allí, ¿no? ¡Es la primera vez que la oigo! He buscado en la RAE pero no me cuadran las definiciones que incluye, así que espero la tuya.

      Respecto a de dónde salen estas cosas, la explicación, al menos de esta entrada, es la entrada de hoy. Cualquier cosa puede hacer saltar la chispa en mi cabeza, y luego simplemente es dejarlo fluir.

      Y qué bonito lo de hacerte llorar de emoción 🙂

      Me gusta

      1. Pues la verdad “Chanfle” es una expresión que acuñé viendo al Chapulín Colorado. El programa era mexicano, pero se veía mucho en Puerto Rico, supongo que en otras partes del mundo también. No sé si en España. Pero es una expresión como decir “¡Diablos!”… algo así…jejeje
        Y sí, me emocioné mucho. Es que acá es temporada de caza y no sé como alguien tiene corazón para matar a un venado. Entonces, con tu descripción, me lo imaginé como si lo estuviera viendo, como una película y me dolió. Y me emocionó. Poesía, pura poesía.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s