30 minute love affair


Era todo un juego, aunque ya me había pasado antes, no contigo pero sí igual. Había perdido demasiadas partidas por encerrarme en esa idea y convencerme de que no había nada más que eso, pero ahí estaba yo haciéndolo mal de nuevo. Los juegos eran siempre los mismos; siempre había algo más. Mi estupidez también seguía siendo la misma.

Te acercaste. Te acercaste mucho. Tenías tu mano apoyada en el respaldo de la silla en la que estaba yo sentado, y con el gesto me inclinaste hacia atrás, despegando del suelo las patas delanteras, las de la silla y las mías. Estaba a tu merced, aunque ¿no lo estaba siempre?
Te acercaste más aún, aprovechando que no podía escapar, y me besaste. Tampoco es que quisiera escapar.
Me besaste como si nada.
Fue breve, pero es de esas cosas que esperas durante una vida y cuando pasan pasan, siendo lo de menos su duración.
Pasar pasó, y pasó tanto que me di cuenta de golpe de que no era un juego. No podía serlo, tenía que ser algo más: aquello era un sueño.

Te lo dije, te dije que era un sueño y sonriendo me dijiste que no. Te dije que sí, y que si no lo era me demostraras que no lo era. Sin dudarlo ni un segundo, cogiste de la mesa una hoja de papel y la sostuviste ante mis ojos.
Tiene razón. ¡No es un sueño!

Era evidente que no era un sueño, porque recordaba el momento exacto en el que había cogido ese papel y había hecho aquellos garabatos. Recordaba cómo había pintado cada uno de esos corazones, y ese sol cuyos rayos viajaban de extremo a extremo de la hoja, y ese arcoíris. Recordaba ser el autor de aquel dibujo digno de un niño donde te dejaba claro lo que sentía por ti.

Te vi sonreír desde detrás del papel y fui feliz, inmensamente, feliz como no lo había sido nunca. Feliz porque había pasado y había pasado de verdad, y era real porque lo recordaba todo, aunque si había algo que recordaba por encima de cualquier otra cosa eran aquellas palabras que había escogido con sumo cuidado, las mismas que mientras sostenías el papel ante mis ojos era incapaz de leer.

En los sueños no se puede leer.

Paloma Faith – 30 minute love affair

I’ll never forget it.

Anuncios

15 respuestas a “30 minute love affair

  1. Que bonita!!!..
    Me encanta lo de la puntualización de “¿no lo estaba siempre? refiriéndote a lo de estar a su merced”.
    Y me chifla la idea de dejar claro lo que sientes con un dibujo.. 😍
    Una amiga siempre me dice: Cuidado con lo que sueñas que se puede hacer realidad
    Y yo siempre le respondo: Ojalá!!!
    Un abrazo de buenas noches, un achuchon y un besito..
    Que descanses mucho!!!

    Le gusta a 1 persona

      1. Curiosidad en modo ON pero MUY on jajajaja..
        Yo es que soy pava hasta soñando jijiiji aunque alguno que otro “raro” también tengo.. Me molaría que se cumplieran hasta esos, siempre y cuando sean chachis, más conocidos como “sueños rarochachis”.. 😃
        Viva los sueños y viva tú!!! 😜
        Pasa muy buen lunes..
        Un abrazo.. 😘

        Le gusta a 1 persona

        1. Mis sueños raros, que son la mayoría, no son “chachis”. O sea, a mí me gustan, pero me gustan cuando ya se han acabado y sé que no son reales y puedo respirar tranquilo 😛

          Me gusta

    1. Me alegro mucho de que te haya gustado 🙂 Le he echado un vistazo a tu blog y me gusta lo que leo, así que ya te estoy siguiendo para que no se me pasen las nuevas entradas 😉
      ¡Un abrazo y feliz lunes!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s