Empty apartment


Paso por la puerta de esa sala como habré hecho tantas veces, pero hoy es diferente. Hoy las sillas no aguantan siquiera el peso de la luz de los fluorescentes. Hoy los muebles sólo soportan el peso del aire. Hoy las paredes dan cobijo a una penumbra que, tan clara como un neón, dice a gritos que se acabó.

Terminó, como todo aquello que empieza, y nada más hacerlo no hubo nada. Es tan simple que asusta. Terriblemente simple. Puedes estar años viviendo en un lugar y basta que te vayas para que nunca hayas estado.
No es más que una habitación, lo sé, pero ¿acaso no es eso la vida?

No, no lo es: la vida, de ser algo, es una casa.

Al nacer nos instalamos, y quizá la vida, como ya he dicho, no sea una habitación, pero en ese momento tampoco necesitamos mucho más: lo único que hacemos es cagar, llorar, dormir, comer y mear, no necesariamente en ese orden, pero en bucle, y todo en el mismo sitio. ¿Hay más espacio en la casa? Qué más da, si ni nos sabemos mover.

Sin embargo lo hay.

A medida que vamos creciendo descubrimos las diferentes estancias que la genética, las estrellas o el destino trazaron en nuestro plano. No está mal el pisito, aunque a más metros cuadrados más egoísta es vivir solo. Como no queremos pecar de egoístas, decidimos compartir. A lo mejor no damos las llaves, que tampoco estamos locos, pero invitamos a gente a que pase un tiempo en nuestra morada.
Gente, escrito así queda bastante frío, pero Bienvenido a la República Independiente de tu Casa, ¿no? Es la forma más genérica que se me ha ocurrido de englobar todas las opciones.

Con quién decidas compartir esas cuatro paredes es lo de menos, siempre que se trate de personas cuya mera presencia en la habitación de al lado te haga sentir más tú.
Quizá tengas una mansión, pero por grande que sea en algún momento estará llena. Mejor que la ocupen personas que, cuando se vayan, porque tarde o temprano todos nos vamos, dejen algo más que polvo y silencio amontonados sobre el mobiliario.

Yellowcard – Empty apartment

I think sometimes you forget where the heart is.

Anuncios

11 thoughts on “Empty apartment

  1. Sabes lo que molaría mucho???.. plantearse la vida como una GRAN PISITO “en mayúsculas-enlace a la entrada de ayer” 😜 a lo que iba..
    Una gran casa con muchas puertas “bueno muchas o pocas que ya sabes que dicen que las cosas importantes no tienen valía por la cantidad si no por la calidad” pues eso.. puertas que dieran a habitaciones y que cada habitación fuera una persona distinta pero importante “tu madre, tu padre, una persona especial, una persona a la que dedicas tus pensamientos, amigos, familia.. etc etc etc”.. Y así todas esas habitaciones forman tu casa “por que la vida de ser algo seria una casa, no?” 😉 y mola la idea de pensar que no importaría que salieran por que cada una ya tendría su propia habitación la podrían decorar a su gusto y todo.. N
    Molaría poder entrar a cada uno de ellas cuando quisieras y serías siempre más tu por que siempre tendrías esas habitaciones cerca.
    😊😘

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Sí! La idea era un poco esa, aunque habría habitaciones que se reutilizarían con el tiempo, que la vida da muchas vueltas 😛 Yo soy partidario de no tener demasiadas habitaciones y poder estar cerca de todas, que si la casa es enorme te pasas la vida en el pasillo.
      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  2. Pues también es verdad… En mis manualidades yo soy mucho de reutilizar ciertas cosas, no estaría mal plantearse el reutilizar alguna que otra habitación que ya una ni abre la puerta.. jajajajaja

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s