A deep slow panic


Vivimos deprisa, corremos de un lado a otro, comemos cualquier cosa en cuestión de minutos y seguimos con nuestra rutina acelerada. Lo hacemos porque es lo que hacen todos, porque la sociedad nos obliga, porque en un mundo que gira con prisa quien frena se queda atrás. Hay que vivir el momento, aprovechar al máximo, exprimir el día.
La clave debe ser esa: exprimir. Exprimirlo todo: el tiempo, los saludos, las conversaciones, las sonrisas, las miradas… los sueños. Y yo, que sé exprimir un limón pero no sabría cómo hacer lo mismo con un sueño, pienso que quizá no esté hecho para esta vida. Siento que a lo mejor me estoy quedando atrás, que me paré un día a mirar al cielo porque me pareció hermoso y el mundo siguió dando vueltas ajeno a mí. Siento que me quedé ahí, en un punto en el que ya no me interesaba correr, sino contemplar las nubes, seguir el vuelo de los pájaros, quizá incluso oler las flores.

No me sigáis si perdéis el rumbo, que no voy a la velocidad que toca.
Ya no tengo prisa. Ya no exprimo nada.
Ya sueño despacio.

AFI – A deep slow panic

Teach me, teach me not to dream.

Anuncios

2 thoughts on “A deep slow panic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s