Slow song


A pesar de lo mucho que me gusta correr soy lento.
Escucho. Observo. Sonrío. Callo.
Callo, es raro y quien me conozca bien probablemente ya haya olvidado que hubo un momento en el que fue así, pero callo.
Soy una de esas series que mejora a partir del capítulo cuatro, un capullo, un niño con la mente de un Shakespeare que quiere empezar a hablar y se encuentra con la potencia vocal de una Ariel con piernas.
Soy poco, poco, poco y luego todo.
Soy lento.

Aquella noche no fue diferente.
Escuché. Observé. Sonreí. Callé.
No fue diferente y eso tampoco quiere decir que fuera una noche más. Lo que hace a un encuentro especial son los detalles, que no siempre son triviales. Para captar los detalles hay que prestar atención: escuchar, observar, sonreír, callar.
Pensé mil veces dile estodile aquello, e incluso ¡habla, idiota!, pero estaba demasiado ocupado haciendo esas cuatro cosas, siendo el primer episodio: siendo lento.

Poco, poco, poco y luego, cuando el semáforo se puso en ámbar, aceleré…

Hell is for Heroes – Slow song

Come down to my heaven.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s