Adiós


Tus ojos me buscan y me encuentras y me dices que te vas pero que volverás luego, que vuelva, que no podrás dormir si no me ves. Yo te miro y lo veo claro: no eres tú.
Me voy pero vuelvo luego, y te vuelvo a mirar, desde lejos, aunque no te dejo verme porque ya sé qué significa esto: es una de esas cosas que cambian de golpe sin que te des cuenta.

Te veo sonreír, como si nada, con ese brillo en la mirada por saber que volveré, por ti, que todo será perfecto y dará comienzo la eternidad y no habrá en el mundo perdices para lo felices que seremos.
Esa luz en tu mirada se va apagando lentamente al buscarme entre la gente y no encontrarme. Y no encontrarme. Y no encontrarme. Y no encontrarme.

Se te van quitando las ganas de sonreír, y lo haces sin ellas, que es cuando más duele… y algo se rompe dentro de ti en el instante en que descubres que te perdiste el adiós.

 

Maldita Nerea – Adiós

Aquí… diciendo adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s