Dance so good


Un baile estúpido, un que-sí-que-no, preocupándonos porque la música no sonaba al mismo ritmo para ti que para mí, porque te pisaba los pies mientras, desacompasados, girábamos.
Vuelta tras vuelta el ritmo se fue igualando hasta que fuimos a la vez, tú y yo. Solo entonces, cuando no quedó más que silencio, nos dimos cuenta de que la música había sido lo de menos: lo importante había sido bailar.
Y no lo disfrutamos.

 

I know you can’t stay but I wish you would.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s