Begin again


Durante los últimos meses he estado pensando mucho en el blog. No escribiendo, lo sé, pero os prometo que pensando, que al ser algo a lo que no estoy muy acostumbrado me ha llevado mi tiempo.
Sin inspiración, sin ganas y con dudas he deambulado por ahí hasta llegar a un callejón sin salida. Como no soy de rendirme fácilmente me he dado la vuelta y he buscado otros caminos, pero todos han acabado en más callejones sin salida, jamás pensé que habría tantos, y en cada uno de ellos al final siempre ha aparecido un grafito en el que claramente se han visto tres letras: be ce ene.
Qué majo el grafitero, he pensado cada vez, que decora el final de mis caminos con las siglas de la ciudad en la que vivo. Y cada vez me he equivocado, puesto que el grafitero no entiende de geografía pero de la vida sabe un rato, cosa que ahora sé porque en la última pintada, viendo mi incompetencia, se dejó de sutilezas y utilizó todas las letras: borrón y cuenta nueva.

Borrón y cuenta nueva.

Lo difícil es siempre hacer lo primero, pero una vez logrado lo segundo viene solo, porque cuando has conseguido deshacerte de todo lo viejo lo que llega después es inevitablemente nuevo.
La cuenta nueva es fácil, lo complicado es la parte del borrón, pero es cuestión de quererlo y de hacerlo con ganas. Y muchas veces también de cerrar los ojos y de mandarlo todo a la mierda, porque sin mirar parece que cuesta todo un poco menos.

He cerrado los ojos y he presionado el botón derecho del ratón, que lo tengo configurado para zurdos, sobre Eliminar blog, sin pestañear, que para eso cierra uno los ojos. Toma borrón.

Aquí está la cuenta nueva.
Realmente no sé hacia dónde me dirijo, pero sería un placer que me acompañaras.

 

And for the first time what’s past is past.

Anuncios

10 thoughts on “Begin again

  1. “Eliminar” un blog es como romper una relación. Llega un momento en el que sabes que todo se ha acabado, pero no te atreves a romper. Un buen día, lo miras bien y piensa: “A la mierda”. Y lo haces. Pulsas el dichoso “Eliminar” y observas, atontado, como desaparece. Pero lo peor no es ese momento. Lo peor viene después, como en las relaciones. Lo peor viene cuando te encierras en tu cuarto y te haces consciente de que nunca volverás a acariciar esa piel. Entonces sientes un vacío muy intenso, un vacío que parece decirte que te has equivocado, que “la has cagado”. Ya no hay vuelta atrás. Pero al día siguiente, cuando la angustia se pasa, sale el sol, y hay que seguir avanzando, buscando alguna mujer que nos toque el corazón, escribiendo.

    🙂 Suerte en este nuevo camino.

    Me gusta

    1. Muchas gracias, aunque en mi caso no fue del todo así. Digamos que el blog antiguo era una relación de esas que no llevan a ningún sitio, y después de mucho tiempo cuando conseguí dar el paso lo único que hice fue quitarme un gran peso de encima. Nada de vacío, sino todo lo contrario 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s